Cuantas veces nos ha pasado que el wifi nos lleva de cabeza porque la señal resulta que no llega con la potencia que debería y nos ha dejado a medio jugar una partida o a medio de ver una película, pues bien, gracias a una lata de cerveza se solucionarán estos problemas.

Para los amantes de la cerveza esta es una excusa perfecta para hacerse con un par extra cada vez que vayan al supermercado, aunque lo cierto es que de ser así digamos que tendría más sentido del aparente.

Con tan solo una lata de cerveza -también sirve una de refresco- podrás aumentar la señal inalámbrica de tu router de dos a cuatro veces más. Una solución sencilla y rápida que os permitirá navegar por la red de redes sin tener que esperar una eternidad a que se carguen los vídeos.