Ante la crisis económica y escasez que afecta a los venezolanos, muchos se han decidido a tomar las calles exigiendo respuesta de parte del ejecutivo nacional. La protesta más reciente fue este marte cuando habitantes de Catia cerraron la avenida Sucre, en las adyacencias del Palacio de Miraflores, con consignas como “tenemos hambre, no hay comida”.

A raíz de esto, todos los accesos a la zona de la residencia presidencial han sido cerrados y se ha reforzado la custodia por miembros de los cuerpos de seguridad y orden público, según reportan usuarios de la red social Twitter.

Trascendió que muchas de estas movilizaciones ciudadanas exigen que se haga entrega de los alimentos del CLAP (Comité Local de Abastecimiento y Producción) navideño.Sin embargo, la consigna principal es el hambre que padece buena parte del pueblo.