El presidente de IBI Consultants LLC, Douglas Farah, solicitó ante la Comisión del Senado para el Control Internacional de Narcóticos, una investigación sobre las operaciones financieras del ALBA Petróleos y sobre el presunto lavado de dinero que ocurre en la empresa estatal Petróleos de Venezuela.

El experto dijo que la principal estructura de lavado de dinero de las FARC (así como el régimen de Maduro y otros grupos delictivos) es la petrolera estatal venezolana PDVSA, sancionada por los EE.UU.

Destacó la importancia que tiene para la lucha contra el narcotráfico el financiamiento y el apoyo a los esfuerzos que realiza actualmente el Departamento del Tesoro de los EE.UU. y las agencias federales para perseguir y sancionar a las autoridades penales centroamericanas y venezolanas.

Farah afirmó que se debe hacer un esfuerzo para perseguir las redes aliadas a las FARC y para desmantelar una red que plantea un serio desafío, no sólo a los intereses de seguridad de los Estados Unidos, sino a la supervivencia del Estado de gran parte de América Latina.

El investigador testificó este martes 12 de septiembre ante el Senado en el marco de las discusiones que se llevan a cabo en la búsqueda de la adaptación de los esfuerzos estadounidenses contra el narcotráfico en Colombia.