El presidente Nicolás Maduro admitió este viernes que el salario mínimo, fijado en Bs. 248.510, es insuficiente para que las familias venezolanas coman, pero aún así se lavó las manos respecto a la responsabilidad en la crisis económica del país.

“Un trabajador me dijo que gana quincenal 200 mil¿puede hacer un mercado con eso? No, pero le llega su Clap (Comité Locales de Abastecimiento y Producción). El objetivo de la guerra económica es dañar al venezolano (…) en febrero estamos ya equilibrando la economía. Ese mismo trabajador recibió dos bonos y con eso tienen un apoyo, un respaldo para salir adelante”, aseveró Maduro.

Al respecto, refirió que con el Sistema de Bonos ha protegido a un total de 11 millones447 mil 225 personas”.

Insistió en que lo que ocurre en el país es producto de una “guerra económica” de la que habrían sido supuestamente “víctimas” millones de venezolanos que han emigrado.