En otro de sus habituales episodios de contradicciones, el presidente Nicolás Maduro -luego de admitir por años que era falsa la estampida de connacionales del país- reconoció el éxodo de venezolanos. Pero lo hizo a su modo: advirtiéndoles que se perderán los  “logros de la revolución” y que “como Venezuela no hay dos”.

Maduro dijo que en países como Chile, Colombia o España, no encontrarán los “beneficios” como la educación pública, que fue decretada no por su gobierno sino por el de Juan Vicente Gómez en 1870.

El Presidente le ofreció a los venezolanos que han dejado el país para salvar sus vidas y huir de la crisis económica que los “atenderá” y les concederá beneficiosa través del Carnet de la Patria.

“Es un problema que tenemos allí… es un tema que debemos darle tratamiento. Desde ya les doy la orientación y la instrucción que hagamos un plan especial para enfrentar la campaña de xenofobia en el mundo y para darle atención integral, a través del carnet de la patria y de todos los sistemas que podamos crear, a los venezolanos y venezolanas que viven en el exterior y son nuestros hermanos. Vamos a darle todos los derechos sociales, toda la atención jurídica, diplomática, personal, humana. Y vamos a darles el mensaje, Jorge: Venezuela es un país para amar, Venezuela es nuestro terruño, como Venezuela no hay dos.  Es algo especial que no se compra ni con un millón de dólares, la calidad humana del pueblo de Venezuela. Ese es mi mensaje para esa comunidad venezolana”, expresó.