La gigante japonesa Toyota presentó el miércoles un nuevo modelo ensamblado en Venezuela, una nota positiva en medio de la feroz crisis que atraviesa la industria automotriz local por la profunda recesión económica.

Durante la presentación de la nueva versión de su modelo Corolla, la filial local de Toyota dijo que actualmente está produciendo un promedio de 100 unidades mensuales, que incluyen 20 unidades del nuevo sedán. También fabrican camionetas y pickup.

También puedes leer: El pasaje urbano subió a 700 bolívares desde este lunes

La firma espera cerrar el año con unas 1.200 unidades ensambladas en una planta con capacidad para fabricar 22.000 autos. Los ejecutivos dijeron que esperan elevar su producción en 2018, aunque reconocieron que la demanda de autos en Venezuela ha caído sostenidamente con la crisis.

“Conocemos la situación actual de la industria”, dijo el presidente de Toyota Venezuela, Hiroyuki Ueda, en la presentación del vehículo. “Sin embargo, sobreponiéndonos a los obstáculos, tenemos un nuevo Corolla, esto es para nosotros un motivo de celebración”, agregó.

Un centenar de multinacionales se mantienen en el país detenidas u operando al mínimo ante la falta de materias primas, afectadas por el colapso del control de cambio administrado por el Gobierno socialista de Nicolás Maduro, que ha recortado drásticamente su venta de dólares para el sector privado.

Buscando oxígeno para mantenerse, varias automotrices, incluyendo Toyota, venden autos en dólares, una práctica permitida en el sector que les sirve para comprar insumos sin pasar por el control de cambios.

La firma presentó dos formatos de su Corolla: el familiar, que se comercializa sólo en bolívares, y uno de lujo, cuyo pago es mixto, en moneda local y dólares, con un costo mixto aproximado de unos 30.000 dólares, más 56,7 millones de bolívares e impuestos.

El gerente de Relaciones Institucionales, Wilfredo Valdivia, dijo a Reuters que la filial cuenta con el apoyo de su casa matriz y también usa recursos propios provenientes de las exportaciones de piezas para mantener su operación.

“Nuestra prioridad y filosofía es mantener producción, estamos trabajando unos volúmenes muy bajos, pero tenemos un compromiso”, agregó Valdivia.

El otrora próspero sector automotriz venezolano, que agrupaba a gigantes como General Motors o Ford, pasó de vender casi 500.000 unidades anuales en 2007 a comercializar sólo unos 3.000 vehículos el año pasado, según la cámara que agrupa a las ensambladoras en el país.

Video que puede interesar 

Este es el escandaloso precio con el que apareció la Azitromicina




Dejar respuesta