“General en Jefe” Padrino López:

Su respuesta al nuevo presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, lo ratifica ante mis ojos como un militar traidor a su deber de proteger la constitución de la república y de garantizar la existencia de la libertad y de la democracia en nuestro país. Usted se muestra, sin pudor, como portavoz y cómplice de este régimen dictatorial y absurdo y, como tal, no debe ser reconocido por militares honestos como cabeza legítima de una institución que no debería plegarse a proyecto político alguno, ya que ello constituye un abandono de su misión primordial de defensa de la Constitución y de la Nación.

Dice usted en su cínica respuesta: “La Fuerza Armada Nacional Bolivariana ratifica al pueblo venezolano la irreductible vocación de servir a sus más elevados intereses y el inquebrantable compromiso de respetar y hacer cumplir la Suprema Ley de la República, como siempre lo hemos hecho, especialmente durante los últimos 17 años en los cuales ha enfrentado graves atentados tales como, golpes de estado, paro petrolero, guarimbas terroristas, criminalidad paramilitar y violencia política; eventos todos en que los enemigos de la patria fracasaron estrepitosamente gracias al rol preponderante que jugó el gobierno bolivariano y la institución castrense para salvaguardar su paz y estabilidad democrática”.

La realidad es muy diferente. En estos 17 años, gracias a la satrapía de Hugo Chávez, a la asombrosa ineptitud de Nicolás Maduro y a los consejos del fallecido Norberto Ceresole, el régimen se ha convertido en una dictadura militar de corte fascista. Un grupo de militares traidores a su misión ha asumido el control político de la república. La participación de ustedes en este régimen los hace cómplices de la tragedia venezolana. Hay centenares de militares activos colaborando con este régimen dictatorial. Los principales son:

Usted, en el ministerio de la Defensa
Almirante Carmen Meléndez (Política y Soberanía del País)
General Néstor Reverol (Relaciones Interiores)
General Rodolfo Marcos Torres (Alimentación)
General Luis Motta Domínguez (Energía eléctrica)
General Manuel Quevedo (Vivienda)
Almirante César Salazar Coll (Obras Públicas)
Coronel Ramón Celestino Velásquez (Eco socialismo y aguas)
General Gerardo Izquierdo Torres (Fronteras)

Alto Mando Militar:
CEOFANB (Comando Estratégico Operacional de las Fuerzas Armadas Nacionales Bolivarianas):
Comandante, General Rodrigo Edson Contreras
Comandante General Milicia Bolivariana: General César Vega González
REDI (Regiones Estratégicas de Desarrollo Integral)
Oriental: General Sergio Rivero Marcano
Marítima e Insular: Vicealmirante Edglis Herrera Balza
Los Andes: General José Temístocles Torres
Occidental: General Tito Urbano Melean
Central: General José Suárez Chourio
Capital: General José Adelino Ornella Ferreira

Fuerzas:
Comandante Guardia Nacional Bolivariana: General A. Benavides T.
Comandante Aviación: General Edgard Valentín Cruz Arteaga
Comandante Armada: Almirante Orlando Maneiro Gaspar
Comandante Ejército: General J.J. García

Añádase a esta lista los gobernadores de estado plegados al régimen que son militares activos o, ya retirados, estuvieron implicados en los golpes de estado de 1992 y arrastran ese estigma de golpistas en contra de la democracia venezolana, así como los generales mencionados como relacionados con el narcotráfico o como violadores de los derechos humanos por el gobierno de los Estados Unidos, ninguno de quienes ha sido investigados por el régimen. Al contrario, basta que un militar sea indiciado de tales crímenes por USA para que sea promovido y elogiado por el régimen que usted apoya con tanto entusiasmo.

La situación de ruina nacional y la definición internacional de régimen forajido que tiene el gobierno que usted representa ciertamente no habla nada bien del desbordado involucramiento castrense en los asuntos de la república.

Continúa usted diciendo: “Por ello resulta tristemente contradictorio, que desde la Asamblea Nacional se efectúe un llamado al rescate de la Constitución, bajo un enfoque sesgado y parcial, que pretende generar incertidumbre para arrebatar la legitimidad del ciudadano Nicolás Maduro Moros como Presidente de la República Bolivariana de Venezuela y Comandante en Jefe de la FANB. En este sentido recalcamos que para los hombres y mujeres de uniforme, el Jefe de Estado no es una parcialidad política, pues la misma Carta Magna precisa que ejerce la suprema autoridad jerárquica, razón por la cual nuestra obediencia no representa una actitud complaciente, sino una obligación legalmente establecida; por eso le reiteramos absoluta lealtad e incondicional apoyo en el esfuerzo que día a día realiza para superar las dificultades que enfrentamos en la actualidad”.

Esta profesión de lealtad incondicional representa una declaración abiertamente golpista por cuanto la inmensa mayoría del país y del mundo civilizado ve el régimen venezolano como ilegítimo, tanto de origen como de comportamiento. Es un régimen que ha desconocido la Asamblea Nacional, un régimen que ejerce control político de instituciones que deben ser autónomas, tales como el Tribunal Supremo de Justicia, el Consejo Nacional Electoral y el mal llamado Poder Ciudadano. Esto es algo que está a la vista y es fácilmente documentable. Ustedes son cómplices de esta trágica situación y el cogollo de la Fuerza Armada es visto como parte integral de esa tragedia. El mensaje del Sr. Borges no era para quienes estén ya más allá de la salvación, sino para quienes dentro de la Fuerza Armada conserven su lealtad a la constitución y a la democracia.

Continúa usted diciendo: “También conviene resaltar el sistemático irrespeto que en forma desafiante se viene practicando desde un sector de la Asamblea Nacional contra autoridades legítimamente constituidas como el Tribunal Supremo de Justicia, al violentar lo consagrado en el artículo 335 del texto constitucional que lo define como el máximo y último intérprete de esta Constitución; por lo que todas las instancias del Estado están obligadas a su estricto acatamiento. Siendo así, cualquier acto emanado al margen de esta norma se considera fuera del hilo constitucional, carente de legalidad e inoficioso, que en nada contribuye a la armonía y concordia necesarias para el progreso y desarrollo del país”.

Es usted un ignorante o un caradura. Debe saber usted que ese Tribunal Supremo de Justicia está integrado de manera ilegal, por gente que ni siquiera llena los requisitos mínimos para estar allí. Diferente es la Asamblea Nacional, elegida por el pueblo, con una abrumadora mayoría de votos populares. Usted ignora esta diferencia fundamental y se alinea con los usurpadores del poder judicial, en cuyo seno hay inclusive gente acusada de asesinato. El Tribunal Supremo de Justicia es un vil instrumento de la dictadura que usted protege.

Dice usted: “Contamos con una rica historia en la defensa de la democracia venezolana, siempre apegados al ideario del Libertador Simón Bolívar; hoy, la Fuerza Armada Nacional es orgullosamente Bolivariana, como nunca antes. Somos la columna vertebral de la soberanía popular, constituyéndonos en el más celoso guardián de las conquistas sociales y derechos de sus conciudadanos, con lo cual se ha ganado su admiración. En consecuencia, es la misma FANB y el pueblo quienes hoy exigen respeto y rechazan estos señalamientos de fatuos argumentos. ¡Basta de llamados que pretenden involucrar a la institución en situaciones de corte faccioso contrarias a su esencia constitucional y profesional!

A 200 años del natalicio de Ezequiel Zamora, el General del Pueblo Soberano, el precursor del igualitarismo social y la unión cívico – militar, los soldados y soldadas de la patria, dignos herederos de su legado, ratificamos el insoslayable compromiso de defender a toda costa los logros de la Revolución Bolivariana en beneficio de nuestra amada nación, para preservarla por siempre libre, soberana e independiente”.

Quizás estaba usted frente a un espejo al mencionar el término fatuidad en su texto cursi y primitivo, digno de aquellos jefes de montoneras del pasado, parte de una historia bárbara que creíamos haber superado pero que renace con fuerza gracias a gente como usted. Si usted no puede ver que la Fuerza Armada desconoce hoy su papel constitucional y de verdadera defensa nacional, es porque nunca ha sabido cuál era su misión o porque la ha abandonado con toda premeditación, en aras de una agenda tribal. Ofende usted a los soldados y “soldadas” de la patria con su defectuosa gramática y su retórica decimonónica, digna de los felicitadores de Cipriano Castro.

Sus groseras consignas finales son un insulto a la institución que usted pretende representar, señor General en Jefe, título tan devaluado hoy como un billete de cien bolívares o como la espada de Bolívar, dada a déspotas y ladrones de todo el planeta.

El pueblo venezolano sabe a quién realmente representa usted y por qué lo hace.

por Gustavo Coronel



2 Comentarios

  1. ESTA ESCRITO Y QUEDARA PARA LA HISTORIA. HOY ES EL DIA EN QUE LA ASAMBLEA NACIONAL ABRA EL CAMINO VERDADERO A LA SOLICITUD DEMOCRÁTICA APEGADA A LA LEY Y LA CONSTITUCIÓN PARA QUE EL PUEBLO SEA EL TENOR DE ESTA APERTURA E INICIAR CON LA DECLARACIÓN DE ABANDONO DE CARGO Y ASÍ SEGUIR EN LA CALLE HASTA QUE ENTREGUE EL PODER Y EL PUEBLO POR LO MENOS 14.5 MILLONES DE CIUDADANOS MARCHEMOS DIRECTO A MIRAFLORES A LOS CUARTELES AL TRIBUNAL SUPREMO AL CNE CON LAS MANOS LIMPIAS Y SIN QUE COMER Y VEREMOS COMO SALDRÁN CORRIENDO COMO RATAS O SI NO MIREN LO QUE HIZO EL FAMOSO DEL ESTADO BOLÍVAR.IREMOS A LOS AEROPUERTOS ETCETC Y SE DARAN CUENTA QUE EL QUE MANDA ES ” E L P U E B L O ” VIVA VENEZUELA LIBRE.

Dejar respuesta