Paramédicos de la Cruz Verde denunciaron ante la Organización de los Estados Americanos (OEA) las violaciones de los derechos humanos en la ola de protestas en contra del gobierno de Nicolás Maduro que se registró en los meses de abril, mayo y junio en el país.

Representantes de la organización mostraron las estadísticas de las personas fallecidas que fueron atendidas por la institución durante los citados meses de manifestaciones continuas.

“Nosotros somos un grupo que ofrecemos nuestros servicios a todos por igual. Tanto a un joven estudiante como a un miembro de la Guardia Nacional. Sólo respondemos a una necesidad que vimos en el campo y que puede hacer la diferencia al poder salvarle la vida a alguien”,señaló al inicio de su alocución, Federica Avila, estudiante de medicina y miembro activo de Cruz Verde.

Ellos mostraron a los panelistas con fotos y exámenes médicos las distintas situaciones médica que han debido de atender, el tipo de heridas que reciben los manifestantes y el tipo de armas que se emplean en las calles de Venezuela.

En el informe mostrado por la ONG se destaca que 48 personas murieron por disparos con armas de fuego, 8 por cable de tensión, 5 por metras o esferas de metal, 2 por perdigones y 2 arrollados.

Por otro lado, dos ciudadanos murieron por impacto de bombas lacrimógenas, una víctima por asfixia por gas lacrimógeno,  uno por choque contra barricada y uno por golpe de objeto contudente.

El panel de expertos de la OEA está compuesto por el ex juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, Manuel Ventura Robles (Costa Rica), el Secretario de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, y ex secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Santiago Cantón (Argentina); y el presidente del Centro de Derechos Humanos Raoul Wallenberg, ex ministro de Justicia y Fiscal General de Canadá Irwin Cotler.




Dejar respuesta