En los últimos meses Petróleos de Venezuela ha sido la comidilla del mundo petrolero, debido al ahora constante impago de deudas. Esa razón ha ocasionado que se considere a la empresa (y al país) en default. Sin embargo, el gobierno venezolano a última hora logró un acuerdo con la empresa china Sinopec.

La empresa petrolera del Estado venezolano acordó pagarle a Sinopec, unidad china, un monto de 21,5 millones de dólares que le adeudaban por una orden de barras de acero. De ese modo resolvieron la demanda interpuesta el pasado 27 de noviembre, según informan documentos judiciales.

A lo largo de la última década, China ha sido uno de los principales proveedores financieros de Venezuela. Se estima que le ha prestado al país cerca de 50.000 millones de dólares para distintos fines.

La mencionada demanda se realizó alegando incumplimiento de contratos y conspiración para defraudar. Los expertos lo interpretaron como una muestra definitiva de que el gigante asiático estaba “perdiendo la paciencia” con el gobierno de Nicolás Maduro Moros y no estaba dispuesto a seguir postergando las deudas.

El acuerdo al que llegó la estatal petrolera venezolana los compromete a pagar una deuda por 43,5 millones de dólares en dos cuotas. La primera el 14 de diciembre del año en curso y la segunda el 15 de enero del 2018. Adicional a eso, hay otros 2,2 millones de dólares que Sinopec exigió por gastos administrativos y del litigio.

A pesar de que acordaron pagar, el gobierno venezolano no da su brazo a torcer, asegurando que el pago no implica que estén reconociendo alguna culpa o responsabilidad. Por el contrario, alegan que lo hacen para poner fin a la controversia entre las empresas. Culpables o no, la empresa china garantizó levantar la demanda en contra de Petróleos de Venezuela.