La escasez de refresco a nivel nacional ha dejado atónito a los venezolanos, que aunque no es un producto imprescindible en la mesa forma parte de una de las bebidas favoritas de los venezolanos, un “gustico” que de vez en cuando no le cae mal a nadie.

Neveras de abastos, supermercados, restaurantes y anaqueles en general no han visto el producto desde hace varios días. Los proveedores de estas bebidas no han despachado con regularidad argumentando la falta de azúcar y el alto costo del plástico para su fabricación.

El diario El Impulso aseguró que con suerte las personas podrán conseguir las bebidas que contienen azúcar en su fórmula y la mayoría en presentación de lata.  En una distribuidora de refrescos ubicada al lado del Mercado San Juan en Barquisimeto, sus trabajadores indicaron que este problema se viene presentando desde hace un mes con los tres proveedores: Coca- Cola, Pepsi y Marbel. 

También se maneja la hipótesis de que la repentina desaparición es que el producto viene con un alto costo en el mes de enero, razón por la que las empresas decidieron parar su distribución para no generar pérdidas.

El refresco de dos litros podría llegar a costar cerca de 40 mil bolívares, mientras que la botella retornable alcanzará los 10 mil. En los restaurantes ya no sirven bebidas gaseosas sino que optan por ofrecer a los comensales papelón con limón o jugos naturales sin azúcar. Hasta ahora la Asociación Nacional de Bebidas Refrescantes (Anber) no se ha pronunciado al respecto.