Venezuela vive una Navidad con focos de protestas pues en la última semana se han registrado, casi a diario, manifestaciones por falta de “todo” lo que incluye gas doméstico, alimentos y agua, algo que, sumado a la grave crisis económica, ha convertido estas fiestas en “las peores” de los últimos tiempos. EFE

Con un país golpeado por una inflación de cuatro dígitos, los habitantes de las zonas populares del país no han dudado en salir a las calles de sus comunidades para protestar por el suministro de agua o para reclamar la tardanza en la llegada de las bolsas de alimentos distribuidas por el Gobierno de Nicolás Maduro.

Estas manifestaciones, que reúnen en su mayoría a grupos no mayores de 50 personas, se registran en barrios y poblados de Caracas así como en varios estados del interior del país, donde se hacen más palpables las dificultades para acceder a comida, medicinas, gas, gasolina y hasta el servicio eléctrico.

Este miércoles se registraron al menos tres protestas en el país en reclamo de alimentos, agua o gas, y una de ellas fue constatada por Efe.

En la favela más grande de Latinoamérica, Petare, ubicada en el este de Caracas, un grupo de unas 30 personas decidió parar el tránsito en una de las vías para acceder al barrio Bolívar, pues según una de las manifestantes, la ama de casa Andrea Pacheco, la comunidad tiene tres meses sin agua.

“Tenemos tiempo aquí sin agua, tres meses aquí sin agua y nadie hace nada, la misma gente competente que es el Consejo Comunal, que es el que debería de cubrir todas esas necesidades de nosotros no lo hacen”, cuenta Pacheco a Efe que también le reclama al Gobierno por estar pendiente de lo que hacen los “gringos”.

La joven de 24 años critica además que el presidente Maduro promueva un mensaje de “navidades felices” cuando en el país “no hay agua, no hay comida, no hay dinero, no hay nada”.

“Esta es la peor Navidad que han podido pasar muchas personas, hasta los niños”, dice la mujer, una afirmación que también es apoyada por otra ama de casa de 24 años, Alicia Palencia, que aseguró que las promesas que el Gobierno hizo para las navidades, antes de las elecciones municipales, no se cumplieron.

“Son 24 comunidades (de Petare) que están afectadas por el agua, por la comida, por la basura, por el alumbrado público porque no tenemos beneficios del gobierno (…) ¿Hasta cuándo tanta injusticia? (…) para ir a pedir votos sí, pero para resolver los problemas no”, reclamó Palencia.

Como la protesta de Petare también se registran otras en el país; la noche de este martes, los habitantes de la zona popular de Catia, en el oeste de la capital venezolana, otro pequeño grupo de personas también salió a protestar y cerrar una de sus avenidas para reclamar que este mes el Gobierno no ha entregado bolsas de comida.

En esta misma zona también se han registrado en la última semana protestas por la acumulación de basura, según ha podido constatar Efe.

En el interior del país, en estados como Trujillo (oeste), Efe también fue testigo la semana pasada de una protesta por gas doméstico.

Las manifestaciones han sido también reportadas por varios medios locales, así como por distintos dirigentes opositores.

La dirigente María Corina Machado dijo este miércoles en Twitter que en el oriente del país, “pacientes y familiares del Hospital Antonio Patricio de Alcalá” protestaron y cerraron “la Calle Bolívar, ante el colapso de la salud” en esa región.