Luego de unas cuestionables elecciones municipales que otorgaron “mágicamente” la mayoría de las alcaldías al chavismo, comienzan a caerse las caretas de los personajes que ahora estrenan liderazgo. Aunque para ningún venezolano debe ser una sorpresa que tanto gobernantes como alcaldes que pertenecen al chavismo, tienen su historial de vida manchados por corrupción, robo, estafa y otras artimañas.

Pues Wisely Álvarez, la nueva alcalde “revolucionaria” del municipio Guaicaipuro en Los Teques estado Miranda, no es precisamente una santa. Y es que la antigua concejal, diputada del Consejo Legislativo de Miranda (CLEM) y electa como constituyente por el referido municipio, tiene más cuento que el mismo Jaimito.

En la hoja de vida de Álvarez reposa un escándalo por contrabando de insumos médicos. Y es que su esposo, el médico cubano, Joel Piferrer fue acusado y privado de libertad por el Ministerio Público en 2014 por el contrabando de medicamentos del hospital Victorino Santaella, ubicado en Los Teques.

joel piferre

Resulta que el médico cubano, quien para ese año fungía como subdirector del hospital, fue imputado por los delitos de peculado doloso impropio y posteriormente recluido en el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), en Caracas. Tras las investigaciones que reposan en el Ministerio Público, refiere que Piferrer fue acusado por un trabajador del hospital (que no fue identificado por seguridad). El hombre alegó que habían irregularidades en el control de medicamentos en el hospital y que al parecer estos eran vendidos por canales irregulares.

¿Y entonces?

Hasta la máxima autoridad del Victorino Santaella, Jesús Tovar, había indicado que desconocía de la malversación de fármacos. De hecho, gracias a la presión ejercida por su amada esposa, quien para ese momento gozaba de su cargo en el CLEM, con ayuda de la misma presidenta del referido Consejo  Aurora Morales, habrían logrado sacar del chiquero Piferrer. Y como todo caso de corrupción chavista, sería engavetado, olvidado y jamás había pasado.

Tras su limpieza de expediente, se corrió como pólvora que el médico cubano volvía su antiguo puesto como subdirector del hospital, a pesar de haber sido acusado de corrupción. Pero esto no se confirmó de hecho se trató bajo cuerda, lo único que se hizo público fue la destitución de la máxima autoridad del hospital Jesús Tovar, quien luego de haber dicho que no sabía ni pío sobre los actos de Piferrer, fue destituido por encubrir actos de corrupción de la subdirección (o sea los chanchullos del cubano).

Salpicada de arriba abajo…

La metida de pata del cubano no fueron las únicas que empañan a la nueva alcaldesa, pues los mismos dirigentes de la organización Puente en el municipio Guaicaipuro, achacan todos los males del municipio a las gestiones de Álvarez frente a los importantes cargos que ha tenido. 

Los dirigentes expresaron que la nueva alcaldesa es copartícipe del desastre que se vive en el referido municipio. Atribuyeron culpas cuando fue concejal y diputada, en vista que a su juicio no dejó ningún aporte para Guaicaipuro, y ahora que será alcaldesa, estiman que menos que menos dejará algo bueno para los ciudadanos.




1 Comentario

  1. Lo cierto , Lo realmente cierto , es qué allí está ,cón prontuario o no , electa y campante .Después de ojo sacado ,no vale santa María , alguien la eligió .CÁLENSELA..

Comments are closed.