Para ningún venezolano es secreto que el país atraviesa una severa crisis económica, social y política, la cual afectó considerablemente las festividades decembrinas. Para medianamente paliar el asunto, el Gobierno habría prometido “bombos y platillos” a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), pero resultó otro cuento fantasioso del Gobierno para calmar las molestias de los ciudadanos.

A raíz de esto en varias entidades del país se han generado protestas por parte de los ciudadanos, quienes han exigido a los alcaldes y gobernadores que den respuesta, pues entre las promesas del gobierno incluía una caja Clap con los productos navideños y un buen pedazo de pernil.

A solo días de finalizar el año, los ciudadanos aún esperan  las presuntas cajas prometidas y han salido a protestar a las calles para exigir respuestas inmediatas ya que no han visto “ni motivación” por parte de las alcaldías para solventar el asunto.

“Van presos”

La gobernadora del estado Monagas , Yelitza Santaella en vez de responder con cordialidad a los ciudadanos de la entidad, que al igual que el resto del país están sufriendo los estragos de la crisis, amenazó a todo aquel que se atreva a salir a la calle por un pernil.

Santaella se lavó las manos y aseguró que no le ha llegado el referido producto.  “No me ha llegado el pernil a Monagas y quien salga para la calle a protestar va preso”, fueron las presuntas declaraciones que habría dado la gobernadora.

La guerra por conseguir la famosa bolsa navideña se torna cada vez más fuerte ya que solo quedan días para culminar el año, y cientos de venezolanos no tienen las posibilidades de comprar todo lo que una mesa navideña requiere.




2 Comentarios

Dejar respuesta