La falta de azúcar y leche en polvo, además de los otros ingredientes necesarios para la elaboración de los más de 1.000 sabores diferentes que ofrece la “Heladería Coromoto” de la ciudad de Mérida, ha obligado a sus dueños a paralizar su producción de manera obligada en la de los tradicionales helados en la principal temporada turística en la entidad merideña. El Nacional

Ya son más de tres veces desde 1981 que la famosa heladería con “Récords Guinness” de Venezuela ha tenido que cerrar sus puertas a propios y turistas, quienes al visitar la ciudad de Mérida no dejan de acercarse este emblemático lugar de la capital andina para degustar un particular helado, que se han convertido en referencia a nivel internacional.

Trabajadores de la heladería confirmaron el cierre temporal ante la falta de los insumos básicos mientras los temporadistas expresaron su molestia por no poder degustar estos sabores tradicionales ante esta crítica situación que se vive en Venezuela.

Además del alto costo que implica adquirir los insumos básicos que se utilizan para elaborar los helados, se hace casi imposible que se pueda fabricar la misma cantidad de sabores que desde sus inicios esta heladería ha venido ofreciendo desde hace más de 30 años.

Esta situación vivida por la heladería de los 1.000 sabores también se ha visto reflejada en ventas de pasteles, tortas, entre otros por la falta de harina, azúcar y leche.