Tres hombres han sido detenidos por la Policía sudafricana en el pueblo de Estcourt, tras ser acusados de violar y asesinar a una mujer, cuyo cadáver supuestamente se comieron después.

Uno de los sospechosos se entregó a las autoridades y declaró a los agentes que estaba “cansado de comer carne humana”, explicó la portavoz de la Policía de Estcourt, Thembeka Mbhele. El hombre, que acudió voluntariamente a la comisaría, entregó una pierna y una mano de la víctima, e indicó a los agentes una dirección en la que encontraron más restos humanos, asegura el portal de noticias sudafricano News24.

Mbhele indicó que dos de los detenidos son “nyanga”, curanderos tradicionales, y confirmó que la investigación sigue su curso para encontrar otras posibles víctimas. Otra fuente policial consultada por News24 asegura que los tres sospechosos también podrían haber profanado tumbas en búsqueda de cuerpos humanos.

 




Dejar respuesta