La red social twitter representa una plataforma de expresión para las personas. Personajes de la política, pocas veces miden el alcance de ella, hacen mal uso de ella, al insultar a quienes simplemente mantienen un punto de vista diferente.

Tal es el caso del fiscal designado por la  fraudulenta Asamblea Nacional Constituyente Tareck William Saab; quien sin medir sus palabras a través de groserías y amenazas mostró su postura frente al caso de imputación injusta de los integrantes de la Ong, quienes trasladarían a 130 niños a Perú, para el reencuentro con sus familiares.

Violación de la Ley contra el Odio 

En el artículo 20 de la ley se establece una pena de 10 a 20 años de cárcel a “quien públicamente (…) fomente, promueva o incite al odio, la discriminación o la violencia contra una persona o conjunto de personas”.

Es decir, con esto se abre la posibilidad de que sean evaluados por los parámetros de esta ley la opinión expresada “mediante cualquier medio apto para su difusión pública” y formas de expresión como los comentarios en las redes sociales; que podrían convertirse en delitos.