La gran necesidad que atraviesan muchos venezolanos los ha obligado a recurrir a todas las instancias posibles buscando subsistir, incluso escribir reiteradas veces a cuentas de Twitter de funcionarios públicos que nunca les responden.

Recientemente, según reseña La Patilla, un usuario de la red social creó una cuenta falsa de la esposa del mandatario nacional, Nicolás Maduro, con la intención de parodiar a la “primera combatiente”. 

Sin embargo, le salió el tiro por la culata. 

Varios usuarios, con evidente necesidad, le escribieron solicitando ayudas de diversa naturaleza, sobre todo a nivel económico, pese a que se aclaró que la cuenta era falsa.