El presidente “Obrero” Nicolás Maduro y candidato a la reelección por el Partido Socialista Unido de Venezuela, se lanzó un live por las redes sociales y como era de esperarse recibió a través de los comentarios insultos, quejas y peticiones de ayuda.

Evidentemente la popularidad de Nicolás Maduro ha decaído a Niveles Históricos, donde expertos en materia electoral ha asegurado que en unas elecciones justas, el PSUV perdería garrafalmente las próximas elecciones presidenciales, quizas sea la razón de que el gobierno no acepte un CNE independiente y candidatos que puedan considerarlos fuertes rivales inhabilitarlos o a los partidos al que representen.

“Maduro soy chavista, me tuve que ir del país, no aguanté”, fue una de las frases más contundentes que le dejaron al presidente durante el discurso que realizó para anunciar la legalización del Movimiento Somos Venezuela como un partido político.

El mandatario en un momento le pidió a Cilia Flores que le pasara una mandarina para comerla mientras hablaba, el hecho fue repudiado por algunos usuarios quienes señalaron: “comparta con los más necesitados que están en estado de nutrición, ayude a que tengan comida”.

Otros aprovecharon la transmisión y le dijeron a Maduro que “si las elecciones fueran honestas el Gobierno sería derrotado”, debido a que “las personas no aceptan el socialismo”.