Se estima que en el mundo hay, al menos 16 criptomonedas reconocidas por recepotres de pagos virtuales. El tema medular de este tipo de pago es la confianza. Si el comprador tiene la certeza de que cualquier moneda virtual a usar tiene poder de pago, las operaciones financieras tendrán éxito

Las criptomonedas o monedas digitales son instrumentos de pago virtuales que se usan en el mundo, sobre todo en economías emergentes. Es  un tema de debate en los mercados financieros globales, pues la garantía de seguridad de las plataformas digitales que respalda las negociaciones, así como la convertibilidad de lo que se negocie no siempre están claramente establecidos.

Con el anuncio del presidente de la República de lanzar al mercado el “Petro” para vencer el bloqueo financiero y hacer transacciones internacionales que se ha impuesto al país, según el mandatario, comenzó el debate en el país sobre si es pertinente o no contar con una criptomoneda hecha en Venezuela, nación en donde hay un férreo control de cambios desde hace 14 años y medio.

Se estima que en el mundo hay, al menos 16 criptomonedas reconocidas por empresas y recepotres de pagos virtuales, siendo las más conocidas como  el Bitcoin, Ethereum o el Litecoin. El tema medular de este tipo de pago es la confianza. Si el comprador tiene la certeza de que cualquier criptomoneda que desee usar tiene poder de pago, las operaciones financieras tendrán éxito.

Además, los Bitcoins no son emitidos por los gobiernos y no siempre tienen respaldo; son plataformas de negocios con ciertos riesgos como el del cambio de su valor respecto al dólar.

Para Roberto Hung, director del centro cultural digital de Caracas, “no está claro cómo se va a respaldar esa moneda; Maduro informó que no sería el Banco Central de Venezuela sino recursos naturales como oro, petróleo, gas y los diamantes los garantes de que el Petro funcione. Lo poco que se sabe no aporta certezas de que esa criptomoneda cuente con garantías”, dijo en entrevista televisiva a Deutsche Welle, la noche del domingo.

Explicó que el control de cambios representa una dificultad por superar pues las criptomonedas se negocian en los mercados mundiales. “El Estado venezolano es un fallido pues no ha querido resolver las necesidades básicas de la población, cómo va a crear una nueva plataforma de pago virtual. Es una contradicción en una economía con controles el pretender que se manejen monedas virtuales de libre circulación”.

Por su parte, el economista Henkel García opinó en su cuenta de twitter que “las monedas cumplirán con sus funciones de dinero (unidad contable, medio de intercambio y reserva de valor) a medida de que las personas confíen en ellas”, y añadió que “la confianza en las monedas pasa por la confianza en sus gobiernos, en sus sistemas económicos. Venezuela carece de ambas”.

Pero el empresario Gabriel Jiménez es más optimista en cuanto al uso de los medio de pago digitales. Dijo a El Pitazo que “la devaluación del bolívar, el crecimiento de la comunidad de criptomonedas y el buen nivel educativo de los profesionales venezolanos; son tres de los más importantes fenómenos que hemos identificado como claros indicadores para apostar por el desarrollo de proyectos enfocados en el área tecnológica”.

Advierte que “Venezuela posee muchísimos fenómenos y ventajas que crean el caldo de cultivo perfecto para que se establezca este país como uno de los líderes en estas tecnologías a nivel global.

– ¿No constituye el uso de la plataforma y, en consecuencia, el uso de las criptomonedas una evasión del control de cambios en donde no está permitido el uso de moneda extranjera?




2 Comentarios

  1. en particular pienso que si se puede lograr la meta de entrar en los países líderes en estas tecnologías a nivel global. Tomando en cuenta que Venezuela es uno de los países con mayor demanda en cryptomonedas a nivel mundial.

  2. El problema es si la moneda viene respaldada en algo, ese algo tiene que ser negociable.. si basas la moneda en oro, petróleo, diamantes, etc, tienes que esperar que esas materias primas sean extraídas y procesadas para poderlas vender… de lo contrario es solo especulación, por lo cual, según se va viendo, puede ser muy bueno en la primera fase…. Luego que nadie apueste por esta moneda, querrán venderla y se desplomara el valor por exceso de oferta… sin embargo, los que piensen que al comprar barato una moneda respaldada por petróleo valdrá mucho cuando el gobierno pague el valor, viene la parte que a todos va a preocupar… En verdad lo va a pagar? o va a decir después que eso es ilegal y que no hay nada en la constitución que diga que eso este obligado a pagar…. son muy caradura y con esta gente todo es factible…. Ademas, ese dinero es para robarselo , no es para invertirlo en venezuela…

Dejar respuesta