Una familia venezolana residente en la ciudad de Miami se sumó a los más de cinco millones de personas que huyeron de Florida ante la llegada del poderoso huracán Irma.  Tomaron carretera hacia el norte el pasado jueves 7 de septiembre  para buscar alejarse lo más posible del área de riesgo.

“Salimos el jueves a las cuatro de la madrugada y ya las vías estaban colapsadas. La noche anterior ya no había suficientes suministros de agua pues casi todo se había vendido, varias gasolineras comenzaron a cerrar por seguridad. Ese día fue declarado feriado al igual que el viernes, de manera que todos pudieran evacuar o prepararse”, contó Linda Sulbarán a PANORAMA.

“Durante el viaje vimos todo tipo de vehículos, muchos de carga, transportes de animales, casas rodantes y el ambiente era de tensión. Desde Miami a la capital de Florida, que es la ciudad de Tallahassee, normalmente hay unas seis horas de carretera, pero increíblemente tardamos 18 horas en llegar. Eso puede dar una idea de la magnitud de las colas. Las noticias sobre el tamaño del huracán me asombraban porque nunca habíamos evacuado ante un anuncio de huracán. Miles de personas siguen huyendo”.

Los efectos de “Irma” se comenzaron a sentir este sábado en el sur de Florida, y se espera un toque en los Cayos y el área de Tampa Bay, según los últimos pronósticos.

Aunque se degradó a categoría 4 horas tras tocar tierra en Cuba con la máxima categoría la noche del viernes, su fuerza sigue siendo de alta peligrosidad.

Vehículos militares fueron desplazados hacia el sur para resguardo y apoyo en primeras incidencias del huracán en la zona.

Los Cayos de la Florida probablemente recibirán el domingo por la mañana un impacto directo de la tormenta, una de las más poderosas registradas minuto a minuto siguen el paso del huracán

“Seguimos el viaje y tomamos la ruta hacia el oeste. Llegamos al estado de Alabama. Fueron prácticamente dos días de viaje. En Florida no hay gasolina, todos los puertos están cerrados, también hay alerta en Atlanta. Para nosotros que nunca hemos estado expuestos a este tipo de fenómenos naturales es algo muy asombroso. Llegamos a Tuscaloosa, no había hoteles y nos costó ubicar uno. Les cuento algo increíble, nunca vi tantas mascotas en mi vida. Todo el mundo viajando con sus mascotas. Por los momentos esperaremos acá lo que vaya ocurriendo y ojalá podamos regresar pronto a Miami y que no ocurra nada grave”, expresó.




Dejar respuesta