En redes sociales y en la calle se ha corrido la voz de alerta acerca de una nueva modalidad hamponil que se ha presentado en distintos lugares de Venezuela: inescrupulosos se han dado a la tarea de robar aceite del motor a vehículos aparcados en estacinamientos públicos o en las vías públicas.

El modus operandi sería el siguiente: en zonas con poca vigilancia los malhechores ubican un carro y sin que puedan ser vistos  sacan el tapón del cárter y vacían el deposito de lubricante, para luego huir del lugar y dejar el automóvil en el sitio, para que luego su dueño se percate al intentar encenderlo y percatarse, si tiene este dispositivo, que la luz roja del aceite le indica que le falta el fluido.

El lubricante sustraído sería para luego revenderlo en el mercado negro, todo debido a los altos precios que en los actuales momentos presentan esos vitales líquidos automotrices. Se dice que un litro de aceite “usado” puede ser cotizado hasta en 80 mil bolívares, cuando uno nuevo envasado en la actualidad cuesta no menos de Bs. 400 mil y hasta en 300 mil si es “a granel”.

Hasta ahora se desconoce si las autoridades han recibido denuncias al respecto o los sitios donde más frecuentemente se han presentado estos casos. La recomendación al público es mantenerse alertas y no dejar el vehículo estacionado en zonas poco transitadas.