Una “rumba” terminó en tragedia para cuatro presuntos amigos luego de que un supuesto disparo accidental cobrara la vida de José Alberto Arreaza, de 20 años, la madrugada del 21 de octubre en Puerto Ordaz.

Por este hecho hay dos detenidos: El primer teniente de la Guardia Nacional (GN), Oswaldo Ojeda Valera y el joven Alberto Echegaray, quienes permanecen recluidos en la sede del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) del estado Bolívar.

El pasado sábado Arreaza, quien estudiaba derecho en la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab) con sede en Ciudad Guayana, visitó la discoteca Lagar’s,ubicada en la avenida Las Américas, en Puerto Ordaz. De ese lugar, salió en horas de la madrugada acompañado por tres sujetos: el militar, Echegaray y otro joven, también estudiante de la Ucab, identificado como Lizandro Dilucas, quien permanece fugado.

Los cuatro muchachos subieron a la camioneta de Dilucas, una Porsche Cayenne, color plata, placas AG501OA, él conducía. Todo esto quedo grabado en las cámaras de seguridad del local nocturno.

También Puede leer: ¡AQUÍ ESTÁN! 10 datos claves del macabro crimen pasional de la supuesta asistente de Jorge Rodríguez

Posteriormente se dirigieron una casa ubicada en la urbanización Yara Yara, en la avenida Atlántico, donde continuaron compartiendo tragos. En esa casa Dilucas tomó el arma de fuego del GN y comenzó a jugar con ella, apuntó a Arreaza en la cabeza y disparó, supuestamente de forma accidental.

Al ver lo que había hecho, los jóvenes se sintieron acorralados y -durante el mediodía- decidieron abandonar el cadáver en un basurero de la avenida Caracas en Puerto Ordaz.

Allí, fue encontrado el cuerpo del estudiante el pasado lunes 23 de octubre por funcionarios de la Policía científica. Algunas personas alcanzaron a ver cuando los jóvenes abandonaban a su amigo en ese lugar, y describieron la camioneta desde donde lo bajaron.

Antes del hallazgo, los familiares y amigos de la víctima lo habían reportado como desaparecido, el sábado -al notar que no llegó a la residencia donde vivía alquilado en el sector Los Olivos- comenzaron a llamarlo, al no tener respuesta las alarmas se encendieron.

Comenzaron una campaña a través de las redes sociales para dar con su paradero, los tres implicados también promovieron su búsqueda.

En su coartada aseguraron haberlo dejado en la puerta de su casa a las 5:00 de la mañana del sábado. Sin embargo, las versiones estaban confusas, lo que alertó a los detectives.

En un trabajo publicado por El Universal, se reseña que el militar fue detenido cuando llegó a su comando la mañana del lunes, mientras que su amigo Echegaray, acudió voluntariamente al Cicpc debido a las presiones sociales. Ambos confesaron lo sucedido.

Sin embargo, Dilucas, el tercer implicado, se encuentra evadido. Sobre él se conoció que también estudiaba derecho en la Ucab, y en su perfil de Facebook agregó que era trabajador de Pdvsa. En sus publicaciones compartió varias fotos con vehículos de lujo, así como con armas de fuego. Se cree que se dedicaba también a la compra y venta de carros.

Por ahora, los investigadores revisan los movimientos migratorios en la frontera con Brasil, porque creen que pudo haber huido por Santa Elena de Uairén.

Las pruebas de luminol en la vivienda donde ocurrió el crimen y en la camioneta de Dilucas arrojaron positivo, detectando sangre de la víctima.

Video que puede interesar 
Este es el escandaloso precio con el que apareció la Azitromicina




Dejar respuesta