Por realizar el siguiente trabajo de investigación, tres periodistas fueron detenidos en uno de los penales más peligrosos de Venezuela. Se trata del Centro Penitenciario de Aragua, mejor conocido como Tocorón.

El foto reportero venezolano Jesús Medina relató lo que allí ocurrió tras su detención y reveló a Caraota Digital fotos tomadas dentro del penal que evidencian el estilo de vida de los reos y “pranes” que conviven con un zoológico, parque infantil, sembradíos de marihuana y piscinas.

El viernes 6 de octubre, a las 11:00 a. m., un corresponsal italiano de nombre Roberto Di Matteo, otro de origen Suizo, Filippo Rossi y el venezolano Jesús Medina Ezaine, se dirigieron a la Penitenciaria General de Venezuela, mejor conocida como cárcel de Tocorón, ubicada en el estado Aragua, y solicitaron hablar con el director, Rigoberto Fernández, quien los recibió en la puerta y los invitó a pasar a su oficina.

“Vamos a mi oficina, que está en el área administrativa, para poder hablar”, dijo Fernández, ante lo cual los periodistas le dijeron: “tenemos nuestras cámaras y celulares encima ¿Se puede pasar así?”. “No entraremos a la parte de la población”, respondió el funcionario. Sin embargo, ya en la oficina, les dijo: “ustedes quedan detenidos por intentar ingresar equipos audiovisuales para desprestigiarnos en el mundo”, contó Medina, haciendo hincapié en que fue el mismo director del penal quien les dio acceso.

Al rato llegó el director nacional de prisiones con cámaras de video con las que los grabaron. En ese instante, Medina asumió la responsabilidad y explicó que estaban pidiendo autorización para realizar un reportaje en el que mostrarían los pro y los contra del sistema carcelario venezolano. Sin embargo, los funcionarios esposaron a los tres periodistas, les tomaron fotos y las publicaron en las redes sociales.

Tras lo sucedido, al sitio se presentó un fiscal del Ministerio Público, quien manifestó al director nacional de prisiones: “Si los dejan presos, están claros que el día de mañana estarán en libertad, porque no han cometido ningún delito, así que esta detención no procede”.

El director nacional de prisiones le decomisó los teléfonos celulares y las cámaras; las revisaron y no encontraron nada comprometedor. El funcionario le dijo a los corresponsales internacionales y a Medina: “Sé que esta detención está fuera del margen de la ley, es por eso que pasaremos el procedimiento a la Guardia Nacional (GN)”.

Euros por libertad

Los periodistas fueron trasladados al comando de la GN ubicado en el mismo penal de Tocorón, al destacamento 421, para comenzar el proceso judicial. Pero los funcionarios castrenses no estuvieron de acuerdo con la detención que se les estaba practicando a los comunicadores

Allí se generó un intercambio de palabras entre los funcionarios militares y Fernándezquien, según lo relatado por Medina, se le acercó para decirle que los tres saldrían en libertad bajo la condición de pagar 50.000 euros, a lo que Medina le respondió que su intención generaría un impasse internacional.

Medina relató que el director del penal les propuso hacer un acuerdo para salir en libertad al día siguiente, pero el periodista le refutó la propuesta por tratarse de una detención arbitraria, situación que llevó al funcionario a retirarse del lugar y a dejar a los periodistas en manos de la Guardia Nacional.

Tengo que reconocer que nos trataron bien, no se nos maltrató ni física ni verbalmente. Más bien, tres soldados compartieron su comida con nosotros, ya que andábamos sin alimentos. Nos ingresan a las celdas, que tuvimos que limpiar ya que habían ratas y estaban llenas de basura. Hablamos con muchos presos, quienes nos dieron mucha información y nos pidieron ayuda. Pasado el fin de semana se acercaron representantes de alto mando militar para saber de nuestra situación. También llegaron representantes diplomáticos de estos países europeos, del Colegio Nacional de Periodistas(CNP), del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP), del Colegio Nacional de Abogados y nuestro defensor y abogado enviado por el Parlamento Suramericano, Martin López Ríos, quienes constataron nuestro estado físico”, explicó Medina.

Una semana después de la detención arbitraria, el Ministerio Público logró que le devolvieran a los periodistas las pertenencias incautadas.

Medina revisó minuciosamente la cámara fotográfica y los teléfonos celulares utilizando un programa de recuperación de datos que lo ayudó a concluir que los equipos fueron manipulados y utilizados por funcionarios del sistema penitenciario para inculparlos.

“Creyeron que habían borrado las imágenes, está el siguiente trabajo de investigación, ya que fuimos a buscar la noticia y terminamos siendo parte de ella. Nos facilitaron el trabajo”, señaló.

Tocorón, bajo el control de los pranes

Este penal está catalogado entre los más peligrosos del mundo, según diferentes organizaciones dedicadas a los sistemas penitenciarios. El mismo está comandado por un líder negativo, mejor conocido en el lenguaje delincuencial como pran. Este es el que da las órdenes dentro de la cárcel, tanto así, que tiene más poder que el director encargado por el Ministerio del Sistema Penitenciario.

Este pran es apodado el Niño Guerrero, un personaje que en los estatus sociales más bajos de Venezuela es visto como un héroe. Otros lo consideran el Pablo Escobar de Tocorón solo por intentar mantener “la mejor calidad de vida” posible para los privados de libertad. El Niño Guerrero no solo mantiene el control de la mayoría de la prisiones de Venezuela, también tiene el respeto y admiración de la delincuencia organizada de este país. Deportistas, políticos, artistas, cantantes, actrices, modelos que han participado en el Miss Venezuela, entre otros, lo visitan a menudo, quizás para compartir un rato de amistad o pedir favores.

Guerrero ha sido muy polémico en fotos compartidas en las redes sociales con la famosa actriz Rosita, apodada la Viuda Negra.

La cárcel de Tocorón es uno de los penales más grandes y poblados de Venezuela. En las gráficas publicadas, se observan cientos de construcciones que han realizado los mismos internos. Son edificaciones improvisadas que utilizan para vivir, ya que el Estado venezolano no cuenta con grandes edificaciones para albergar a tantos presos.

Privilegios en la cárcel

Este penal cuenta con un campo de béisbol, parque infantil, un zoológico, tiendas de abastecimiento de alimentos, consultorios odontológicos, cyber, discoteca, área de conciertos y eventos, quioscos con ventas de licor, piscina, guardería infantil, BankTokio, sembradíos de plátanos y de marihuana, alquiler de llamadas telefónicas, taller mecánico, motocicletas, antenas satelitales de televisión de Directv y Cantv y loterías llamadas “parley”. También cuenta con seguridad interna y sus propias leyes para los prisioneros, así como garitas negativas, que se colocan para que los reos no se escapen del centro penitenciario.

En todas las prisiones en el mundo, están prohibidos los teléfonos celulares, vehículos, accesorios como relojes, cadenas, gorras, entre otros. En este penal pareciera que esa ley no existe, ya que los reclusos se pasean con diferentes artículos como si estuviesen en la calle.




Dejar respuesta