La coalición opositora de Venezuela, Mesa de la Unidad Democrática (MUD), fue excluida el jueves por la justicia de las próximas elecciones presidenciales, dejando vía libre a Nicolás Maduro para revalidar su mandato.

“SE ORDENA al Consejo Nacional Electoral -CNE- la exclusión de la ‘MESA DE LA UNIDAD DEMOCRÁTICA’ (MUD)” en un proceso de renovación al que estaban convocados la alianza opositora y los principales partidos políticos que la integran, señala una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

El TSJ -acusado por la oposición de servir a Maduro- autorizó al Poder Electoral a retrasar seis meses un proceso de reinscripción de organizaciones políticas, incluida la MUD y los principales partidos de oposición, previsto para el sábado y el domingo próximos.

En la lista figuran las organizaciones políticas Primero Justicia, del excandidato presidencial Henrique Capriles; Voluntad Popular, del líder opositor Leopoldo López, en prisión domiciliaria; y Acción Democrática, del exjefe legislativo Henry Ramos Allup.

Ello después de que se negaran a postular candidatos en las elecciones de alcaldes del pasado 10 de diciembre, tras denunciar un fraude en las de gobernadores del 15 de octubre. En ambos comicios arrasó el chavismo.

Los partidos opositores debían recoger firmas que representen 0,5% de los inscritos en el Registro Electoral en al menos 12 de los 24 estados del país. Unas 19 millones de personas están registradas para votar.

La oficialista Asamblea Constituyente impulsada por Maduro, que rige desde agosto como poder absoluto en el país, adelantó las presidenciales, habitualmente realizadas en diciembre, para el 30 de abril a más tardar. El Poder Electoral fijará la fecha exacta.

“El TSJ está anulando la tarjeta de la MUD, la más votada en la historia del país”, dijo a la AFP el experto electoral Eugenio Martínez, haciendo referencia al triunfo opositor en los comicios legislativos de diciembre de 2015.