Durante la alocución en su programa “Los Domingos con Maduro”, el presidente de la República, Nicolás Maduro, anunció la creación de una criptomoneda, denominada “Petro“, que tendrá como fin, realizar transacciones internacionales y estará respaldada “en reservas de riqueza venezolana de oro, petróleo, gas y diamante”. 

Asimismo, el mandatario nacional, decretó la fundación del “blockchain”, o cadena de bloques en Venezuela, que estará adscrito al Ministerio de Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología, y será “la base institucional, política y jurídica para la criptomoneda venezolana”. Pero, ¿qué es una criptomoneda y cómo funciona? ¿Qué países aceptan transacciones de este tipo, y cuáles han incursionado en este campo?

¿Qué son las criptomonedas?

Para empezar, hay que aclarar que las criptomonedas son fichas virtuales que solo existen el ciberespacio y que no tienen respaldo en ninguna entidad financiera del mundo, es por eso, que su valor es volátil, puesto que son los inversores, cada una de las personas que decide invertir y confiar en el sistema, quienes cifran el valor de estas monedas.

Aunque en contados casos cumplen la función de dinero, porque permiten “comprar” productos a cambio de un número de bloques o monedas virtuales, su principal función es la de una bolsa en línea. De acuerdo con el economista Miguel Velarde, la moneda virtual, “mas que una divisa para realizar transacciones, es un valor o stock en el que las personas pueden invertir su dinero y más tarde obtener una ganancia o una pérdida, dependiendo de la demanda que este tenga”. 

Esta es la razón, por la que la principal moneda virtual del mundo en la actualidad, el bitcoin, se ha posicionado con un valor de miles de dólares en menos de diez años funcionando en el mercado, porque las personas han decidido invertir y darle valor a este stock, que cada vez, se populariza más. Sin embargo, según Velarde, “no es una moneda que el Gobierno, las empresas o incluso los individuos, puedan utilizar para realizar transacciones, porque no existe físicamente”.

Las trabas de la petromoneda

En una entrevista ofrecida al programa “En Contacto”, transmitido por la emisora Adulto Joven, el también director de la consultora Alpha Politikòs, explicó que  existen varios obstáculos que impedirían al Ejecutivo venezolano, utilizar el “Petro” para las transacciones financieras. La primera traba que presentaría la petromoneda a escala mundial, es que, al igual que el bitcoin y otras de su clase, es algo muy novedoso que aún está bajo estudio por las grandes economías del mundo, puesto que no existe confianza plena en que su valor se mantenga y no se desplome.

Según Velarde, otra traba para el Gobierno venezolano, sería la transición a la que se ven sometidas todas las monedas virtuales vigentes. Debido a que en el mundo no existe aún un mercado que sea exclusivamente virtual, para que estas divisas tengan valor real, deben ser conversas al dólar.

“Por ejemplo, si Venezuela tiene seis millones en criptomonedas y quiere importar pollo de Brasil, no habrá un comerciante que acepte esa moneda como pago, por lo que se tendría que transformar en dólares para poder hacer la compra”, lo que sitúa a la cúpula, frente al conflicto que generó la creación de la petromoneda: las sanciones económicas de los Estados Unidos y el desesperado intento de desdolarizar la economía venezolana.

Aunado a esto, los dos grandes aliados comerciales de Venezuela, China y Rusia, no califican como seguras las inversiones realizadas con monedas virtuales. A mediados de septiembre, Pekín prohibió todo tipo de transacciones con el bitcoin y sus pares, y exigió el cierre de todas las bolsas activas en el país, alegando que son ilegales y que pueden ocasionar una catarsis, puesto que, al caer el valor de estas inversiones, muchas personas podrían perder su dinero.

Por su parte, Rusia considera que deben haber regulaciones para permitir las transacciones en este mercado virtual, porque aunque solo se encuentra en el ciberespacio, es “real, y es absurdo negarlo”. El ministro de Finanzas, Anton Siluanov, enfatizó en una rueda de prensa, que las inversiones en monedas virtuales, son arriesgadas y no representan ninguna fiabilidad para sus inversores, mientras que el banco central del país, alertó que las monedas virtuales son utilizadas en operaciones ilegales, como el lavado de dinero, por lo que una pronta regulación de las mismas, es necesaria.

Corrupción latente

Hasta la fecha, Japón es el único país que permite operar legalmente en su territorio con monedas virtuales, luego de hacer una exhaustiva regulación y establecer medidas que permitan regular la compra y venta de las inversiones. Esto se debe, principalmente, a que la fiscalización de las monedas virtuales es “muy compleja a escala mundial”, lo que facilita el lavado de capitales.

En una entrevista ofrecida a esta redacción, Velarde acotó que no existe aún un camino claro para le regularización de las transacciones con las criptomonedas, otra de las razones por las que las economías mundiales no confían del todo en este sistema. No obstante, Maduro aseguró que con la implementación de la petromoneda, se fundará el “blockchain”, una plataforma reguladora para las transacciones con la criptomoneda venezolana y que es probada en varios países.

De acuerdo con Criptonoticias, este es el sistema tecnológico más sofisticado para “preservar la transparencia de la transacción”, puesto que cualquier ciudadano, puede acceder a sus registros, los cuales, son inmutables e imborrables, y conocer su procedencia, fin y destino. Aun así,  Velarde sostuvo que esta plataforma no garantizará del todo que no exista corrupción en el proceso, puesto que las inversiones pueden ser anónimas.

“Los inversionistas se crean una cuenta electrónica llamada ‘wallet’ desde la que se hacen todas las transacciones, pero esa billetera virtual no lleva tu nombre ni tus datos, solo un código de ingreso”, explicó el economista, quien aseguró que este problema, el del “anonimato”, no se resolverá en manos del Gobierno venezolano. “Se necesita de voluntad y de sistemas muy avanzados para tener el control de estas transacciones, y en Venezuela no se puede esperar que exista algo así”, enfatizó.

Incongruencias de la petromoneda

Según el Presidente venezolano, la petromoneda estará respaldada en petróleo y algunos minerales naturales, sin embargo, para Velarde esto es algo contradictorio, puesto que las monedas virtuales, tal como se conocen en la actualidad, no tienen ningún respaldo financiero, mas que el que los inversores le dan, razón por la que aún mantiene expectativas negativas por los economistas del mundo. Asimismo lo confirmó Rafael Quiroz, economista especializado en la fuente petrolera.

Quiróz calificó de “contradictorio”, que el Gobierno quiera implementar la criptomoneda, puesto que este es un motor financiero que compite con los bancos estatales del mundo. “Es contradictorio que el Estado quiera promover este sistema, porque es crearle competencia a los bancos que sí tienen respaldo físico, incluso al Banco Central de Venezuela (BCV)”, refirió.

Dicha incongruencia, fue avalada también por Velarde, quien acotó que sería la moneda nacional, el bolívar, el más afectado por el nuevo sistema. “En un país donde la moneda es débil e inestable, y pierde valor cada día, darle una alternativa de ‘algo más estable’, va a acentuar aún más la crisis de la moneda, porque si los venezolanos tienen la oportunidad de invertir parte de sus ingresos en una criptomoneda que se devalúa menos que el bolívar, van a preferir hacerlo y este perderá más valor”, explicó.   

No obstante, la poca familiarización que existe en el mercado venezolano, podría dificultar la inversión en la petromoneda.“Hay personas que ni siquiera utilizan tarjetas de crédito porque no confían, menos lo harán en una moneda virtual”, sostuvo el economista, quien también alertó su preocupación sobre quiénes  serían los inversores que darían valor a la petromoneda, tomando en cuenta la crisis económica que atraviesa el país.

El “paraíso minero”

Por otra parte, aunque en Venezuela no hay una ley que tipifique de ilegal la generación de bitcoins, conocida como “minería”, de acuerdo con NTN24, es una actividad realizada a escondidas, puesto que el principal recurso de los “mineros” es la energía eléctrica, muy económica y que convierte al país en uno de los “paraísos mineros” de la moneda virtual. “Decenas de miles de personas realizan esta actividad en el país para protegerse de la inflación, pues pueden cambiar sus ganancias por dólares o más bitcoins”, señala la información provista por el medio, el cual detalla que las personas detenidas por la minería, son acusadas de robar electricidad del Estado.

Asimismo, una investigación realizada por Panorama, el diario inglés The Guardianregistró que la minería en Venezuela, pasó de 450 usuarios en agosto de 2014 a más de 85.000 en noviembre de 2016, siendo diciembre de ese año, en el que más se produjeron transacciones con la criptomoneda en bolívares. La misma investigación, sostiene que, según expertos, el bitcoin sí es ilegal en Venezuela, puesto que la ley del BCV solo acepta como moneda de circulación oficial, el bolívar.

No obstante, los mineros detenidos en varios estados del país, no han sido imputados por el delito de manejar una moneda ilegal, sino por el robo de energía, la introducción de aparatos de forma ilegal, la evasión de impuestos, y delitos similares.

Tras el anuncio, el Gobierno venezolano no ha ofrecido mayores detalles sobre cómo funcionará este sistema ni a partir de cuándo, sin embargo, no es la primera vez que intenta implementar otro sistema transaccional alejado del dólar. En septiembre, Maduro anunció que dejaría atrás el uso de dólares para las negociaciones internacionales, puesto que pasaría a realizar todos los actos financieros en monedas asiáticas. Yuanes, yenes, rupias y rublos rusos, fueron algunas de las divisas elegidas para conformar la llamada “canasta de monedas” con la que se pretendía desdolarizar la economía venezolana.




Dejar respuesta