Desde el 6 de diciembre de 2015, cuando la Mesa de la Unidad Democrática ganó la mayoría de los curules de la Asamblea Nacional, el Tribunal Supremo de Justicia ha dictado varias sentencias que, en opinión de juristas y expertos, son “inconstitucionales”.

El abogado José Vicente Haro ha enumerado en su blog todas estas decisiones, que considera van en contra del parlamento, los partidos políticos y la soberanía del pueblo.

La primera sentencia del año 2016 dictada por la Sala Constitucional del TSJ tiene el Nro. 1/2016 y fecha 5-1-2016, precisamente el día de la instalación de la nueva AN con mayoría opositora. El texto reza que el Consejo Nacional Electoral debe regular “la verificación de la nómina de inscritos de cada partido político, para lo cual deberá adecuar las normas sobre renovación de los partidos e implementar  mecanismos de seguridad (electrónica e informática) sobre la verificación de la manifestación de voluntad de los inscritos en los mismos, atendiendo a los requisitos señalados en el artículo 30 de la Ley Orgánica de Procesos Electorales”.

Según Haro García, esto tiene “el claro objeto de deslegitimar a partidos políticos y de dividir la MUD”, ya que ordena que pasen a una etapa de renovación o legalización.

La sentencia responde a un recurso interpuesto por el abogado César Elías Burguera, donde pidió aclarar el alcance de la interpretación de la renovación de las toldas políticas nacionales y regionales. Ni el Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) ni la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) deben renovarse, ya que obtuvieron más del 1% de la votación en los comicios parlamentarios.

Sin embargo, hay una “concha de mango”: la MUD no es una tolda sino una alianza, por lo tanto sus integrantes sí deben someterse a la norma, lo que pone en riesgo a varios partidos políticos que tienen representación en la Asamblea.

En la sentencia también se lee: “Cuando un partido nacional no presente su tarjeta electoral (símbolos y emblemas) como oferta en una elección nacional, ese grupo político carecerá de identidad; y por ende, no puede legitimar su voto lista que es el voto referencial a que se refiere este fallo. En consecuencia, deberá someterse a la renovación ante el órgano”, en clara alusión a la Mesa de la Unidad.

Los partidos

En una entrevista al diario Panorama, el coordinador de asuntos electorales de Un Nuevo Tiempo, Vicente Bello, alertó que los partidos que no se sometan a esta norma “desaparecerán del registro del CNE”.

Bello comentó que la última vez que se realizó el proceso fue en 2007, pero algunos partidos no habían terminado de recoger sus firmas y hubo una prórroga. Además, se les permitió postular candidatos para las elecciones regionales de 2008 y así no desaparecieron del registro. José Luis Pirela, del Movimiento Progresista de Venezuela, manifestó que la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, se comprometió luego de una reunión con una comisión de la AN, que se informaría si la legalización se hará de la forma tradicional (mediante planillas) o con captahuellas. Esto fue en febrero del año 2016.

Por otra parte y de acuerdo con la sentencia, está prohibida la doble militancia, por lo que un partido debidamente inscrito en el CNE, no puede sumar su nómina de inscritos a la de otro partido político sin perder su existencia, y deberá correr con las consecuencias jurídicas establecidas en el artículo 32 de la Ley de Partidos Políticos, Reuniones Políticas y Manifestaciones.

Vicente Bello ejemplificó que quien haya firmado como militante de UNT no puede haber firmado en la lista de Primero Justicia, pero aseguró que en la oposición esto ocurre “con frecuencia”.

El alcance

UNT, Primero Justicia, Avanzada Progresista y Voluntad Popular confirmaron que  actualizarán sus registros en el CNE según publicó El Nacional. PCV, PPT, Redes y Podemos harán lo propio.

Vicente Bello opinó que pareciera que la Sala Constitucional y el CNE, buscan finalmente darle forma a la idea de Hugo Chávez de eliminar los partidos y que el PSUV sea “único”.

Dirigentes señalan que el CNE debería facilitar la participación de partidos en lugar de sacar normas restrictivas, ya que sí se renovarán partidos grandes, pero los pequeños desaparecerán si no acatan el proceso. Algunas toldas no descartan fusionarse o unirse al Polo Patriótico o la MUD. Las normas pueden resultar incómodas pero, serán acatadas.

Las autoridades de los partidos deben informar a la Oficina Nacional de Participación del Poder Electoral en cuáles estados recogerán firmas y quiénes son los responsables regionales. La inscripción será automatizada y aquellos que no soliciten la renovación o no consigan firmas, serán anulados y no podrán postular candidatos a las gobernaciones.

La Norma

Con la publicación del Reglamento Parcial de la Ley de Partidos Políticos, Reuniones Públicas y Manifestaciones en Gaceta Electoral N° 828 del 17/11/2016, es la primera vez desde la entrada en vigencia de la Constitución de 1999 que el Poder Electoral regula la materia referente a las organizaciones con fines políticos, pues hasta ahora lo hacía la Ley de Partidos Políticos, Reuniones Pública y Manifestaciones.

El importante anuncio lo hizo la rectora Tania D’Amelio a través de una red social, específicamente Twitter.

El reglamento indica expresamente el deber que tiene el CNE de establecer la automatización en el proceso de inscripción o renovación de la militancia de los partidos políticos para evitar la doble militancia (artículo 32).

La norma de rango inferior a la Constitución y las leyes, deja exclusivamente en manos del CNE decidir cuándo pueden los ciudadanos ejercer su derecho a asociarse en una organización política.

El artículo 1, establece que la Comisión de Participación Política y Financiamiento (Copafi)  “publicará, en el primer mes de cada año, un aviso oficial con la convocatoria a las interesadas o interesados en conformar una organización con fines políticos, en el cual informará del inicio de la recepción de solicitudes de denominación provisional, a fin de garantizar la participación política de las ciudadanas y ciudadanos, así como la orientación para el efectivo ejercicio del derecho a la asociación política”.

Agrega que el Poder Electoral “en casos excepcionales, podrá convocar a las interesadas o interesados en conformar una organización con fines políticos, en cualquier otra oportunidad, mediante el mecanismo establecido en el presente artículo”.

En nuestra Carta Magna, Artículo 156.32, se establece que es competencia del Poder Legislativo regular el ejercicio de los derechos a través de las leyes, y no del CNE con resoluciones administrativas (artículo 293). En decir, el CNE está limitando derechos previstos en la Ley de Partidos Políticos Reuniones Públicas y Manifestaciones.

La participación de los ciudadanos en los asuntos públicos está consagrada en nuestra Constitución. Si el Poder Electoral establece normas y decisiones que desconocen los derechos de los venezolanos, se imposibilita a determinados sectores elegir a representantes que defiendan sus intereses o puntos de vista.

Si no se registran nuevos partidos políticos, los ciudadanos a elegir entre las opciones que ya existen, aunque no se adapten a las realidades de la sociedad. Esta realidad solo favorece a los grandes grupos ya conformados, y más en un contexto en el que todos los partidos de oposición requieren inscribirse de nuevo ante el Poder Electoral.