El ex fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI) Luis Moreno Ocampo dijo hoy que el Gobierno de Venezuela “está aprovechando” una “campaña periodística” contra él y contra el tribunal de La Haya.

“Yo no sé si fue Venezuela la responsable del ciberataque a nosotros (a la CPI y a su correo privado), pero sí sé que están aprovechándolo, hay una campaña periodística no solamente contra mí, una campaña periodística contra la CPI, contra la fiscal”, afirmó hoy en declaraciones a un grupo de periodistas en la OEA.

El jurista argentino respondió así a una pregunta de Efe sobre la coincidencia de que haya dejado de moderar las audiencias de Venezuela en la OEA después de que un grupo de medios miembros del European Investigative Collaborations (EIC) publicaran el 30 de septiembre una investigación, a partir de documentos filtrados, que siembra dudas sobre su trabajo en la CPI y sus finanzas.

“No me interesa a mí discutir si me arrestaron en Londres, si me echaron, a mí me parece que lo que hay que discutir acá es el tema Venezuela, lo demás es todo distracciones, están atacando no solamente a mí”, dijo.

“Me parece que eso hay que ignorarlo, yo no le voy a responder a ninguna pregunta sobre eso más, el tema es Venezuela, lo que pasa en Venezuela, escuchemos a las víctimas de Venezuela, no nos van a mover de eso”, agregó, visiblemente molesto, y zanjó su conversación con la prensa.

Moreno Ocampo fue el encargado de entrevistar a los participantes de las dos primeras sesiones sobre Venezuela, celebradas los pasados 14 y 15 de septiembre, pero el 13 de octubre la OEA incorporó a su convocatoria una frase que sugería que el exfiscal no seguiría en ese papel.

“La OEA desea agradecer al asesor especial Luis Moreno Ocampo sus contribuciones en el diseño y puesta en marcha del proceso de investigación de la OEA”, señalaba la nota, sin más explicación.

Fuentes de la OEA confirmaron entonces a Efe que el abogado argentino no seguiría a cargo de las audiencias, pero no explicaron los motivos del cambio.

La descripción del proceso de audiencias que hizo la OEA al anunciar esta insólita iniciativa era que Moreno Ocampo estaría a cargo de todas las sesiones.

El contenido de las audiencias, explicaron entonces, será recogido, junto a otros materiales aportados por organizaciones, en un informe de la Secretaría General.

A partir de ese documento, un panel de tres expertos independientes determinará si hay base para llevar a Venezuela ante La Haya, una conclusión que estaba prevista para finales de mes pero que ahora se aplaza, ya que “podría” haber audiencias también en noviembre.

Moreno Ocampo contradijo hoy este relato de la OEA, afirmó que “no cambió nada” tras la publicación de la investigación periodística sobre su trabajo en la CPI, pero no aclaró por qué él dirigió las primeras dos sesiones y no las siguientes.

Indicó que “diseñó el proceso”, que “está a disposición” de los expertos -los que ahora moderan las audiencias- y confirmó que continúa como asesor especial del secretario general de la OEA, Luis Almagro, para crímenes de lesa humanidad.

Almagro lo nombró para ese cargo no remunerado en julio, pero no ha explicado por qué ha dejado de moderar las sesiones.