Nicolás Maduro desde que asumió el compromiso de la silla la presidencial le ha tocado duro, sin suda, ha aprendido a la venezolana: a los “trancazos. Ha sido fuertemente criticado por su incapacidad de ofrecer un discurso político coherente, y además, ha sido blanco fácil de descarga, gracias a sus “nicolasadas”, caraetablismo rojo y como ignorarlo, también por sus inolvidables chinazos en plena cadena de radio y televisión.

Desde entonces, son incontables los memes y chistes que formulan los usuarios en las redes sociales como forma de desahogo por tanta “ineptitud”. Es importante mencionar que ningún Presidente serio en el mundo ha sido motivo de burla al nivel de Maduro (eso es seguro), y mucho menos, ha llevado tanto “huevo” como Nico en San Félix.

Lo cierto es que a donde llegue, el jefe de Estado procura convertirse en el chiste del día y esta fama, en parte, se la debemos a los “chinazos presidenciales”, ¿Cuántos no han soltado la carcajada y le han pegado a la mesa por una “Madurada”?

A continuación, una pequeña recopilación de los chinazos más sonados del “hijo de Chávez”:

¿A Maduro le gusta el rolo eléctrico?

Este episodio ocurrió en vivo y en directo en el año 2015, Nicolás metió la pata y aunque intentó arreglar la cuestión con payasadas, era tarde: “¿será o no será?” Se pregunta la gente desde entonces. El gobernante aseguró que llevó “rolo del bueno” durante las protestas de ese año.

“Bastantes rolazos que nos dieron, ellos se ríen pero en la época de los rolos eléctricos me los pegaron por la espalda ¡Rum!”.

“Rolo e’ huevo”

Verborrea es lo que le sobra por su falta de conocimiento en muchas áreas, esto le ha jugado una mala pasada y por ello, se ha visto comprometido varias veces por hablar demás. En el 2016, soltó una perla difícil de olvidar: Llegó de visita al Encuentro de Agricultura Productiva y abrió la boca cuando vio el tamaño de unos inmensos huevos que adornaban la sala de estar.

“¿Ese rolo e’ huevo de donde lo sacaste?”, preguntó sin titubear.

¡Qué vivan los pepinos!

Durante la entrega de viviendas número 49, en 2016, Nico se volvió a lucir y salió con una nueva perla homosexual: “Karla, mándame ese pepino gigante” (Upa, valeeee).

Métele el ñame

En esta oportunidad, Nico fue noticia no por su excelencia en la política, sino por querer meterle el ñame entero a la oposición. El anuncio se hizo formal desde Ciudad Belén, en el estado Miranda. El mandatario se paseaba por una inauguración de locales socioproductivos cuando vió la fruta y no se resistió. Este fue el resultado:

¡A repartir huevas!

Como ha de notar, el heredero del trono rojo tiene bastante historial en la materia, tampoco podemos dejar pasar aquella mañana cuando prometió repartir bastante huevo a la oposición. Incluso, el cartón completo, si así lo pidieran.

“Nosotros repartimos cartón de huevos para todo el mundo. Hasta a la oposición le mando su cartoncito de huevo. Me lo piden“, dijo desde Ciudad Tiuna.

“Toma lo tuyo, Uribe”

Este rolo de chinazo traspasó fronteras y se posicionó en los primeros titulares de la prensa colombiana. Nicolás Maduro, en su afán de demostrar que tiene pantalones y han de valer las que le cuelgan, retó a irse a los puños al expresidente de ese momento del vecino país, Álvaro Uribe. La cosa es, que como siempre, la propuesta no fue muy seria. Las diferencias en cuestión, tuvieron un trasfondo sexual.

El Palito

Ya hemos notado que cuando se trata de pepinos y huevos, Maduro suelta una nueva para divertir a sus aliados y adversarios. En esta ocasión, desde una reunión muy importante en Miraflores quiso ser un poco más elegante y en lugar de “ñame”, soltó “El Palito”.  El comentario tuvo lugar cuando criticaba a la alianza opositora por intentar paralizar el país.

“El Mariposón”

En esta última, Maduro la sacó de jonrón y confesó que lo visitan algunas mariposas. El mandatario finalmente intentaba tener una alocución seria sobre el Carnet de la Patria, hasta que se le manifestó una mariposa con algunas intenciones.

“¿Dónde está? No me muevo, la mariposa otra vez, me visitan las mariposas, debe ser que me reconocen como un mariposón. No me voy a mover para que no se vaya”, comentó en aquella oportunidad.