Un año y medio ha pasado de la muerte del Divo de Juárez, Juan Gabriel. Muchas cosas se han dicho acerca de cómo fue, por qué sucedió y hay hasta quien ha especulado que el cantante no ha fallecido.

Pero recientemente fue lanzando al mercado mundial el libro “Adiós Eterno”, en el que los periodistas Juan Manuel Navarro y Javier León Herrera revelaron lo que en realidad provocó la muerte del cantante hispano más famoso de los últimos tiempos.

Los autores aseguran que Juan Gabriel murió a causa de un infarto provocado por el esfuerzo de eliminar una flema con la que se estaba ahogando y no pudo expulsar.

Especifican que ya antes había vivido un episodio similar el 14 de abril de 2014 en el hotel Mandalay en Las Vegas, Nevada en Estados Unidos, cuando estuvo a punto de morir asfixiado y su piloto aviador Danny le salvó la vida con un inhalador al que fue conectado.

Gracias a eso, sus bronquios se abrieron para poder respirar y llegar al hospital para recibir la atención médica.

En el libro, Navarro y León también cuentan que el cadáver desnudo de Juan Gabriel fue trasladado en una camilla improvisada, cubierto con una cobija, luego de que el médico certificó la causa de la muerte y fue trasladado a la funeraria en una camioneta de su uso y no una carroza, para ser cremado 36 horas después.