El expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero afirmó que el diálogo y la búsqueda de consenso es la única alternativa posible para superar la crisis en Venezuela.

“No hay una alternativa al diálogo y a la búsqueda del consenso. Cualquier alternativa es un conflicto grave, muy grave”, dijo Zapatero, que es mediador del diálogo político en Venezuela, en una entrevista que publica este lunes el diario chileno La Tercera.

Pese al aparente fracaso de las conversaciones entre el Gobierno del presidente Nicolás Maduro y la oposición, que tiene mayoría en el Parlamento, el expresidente español se mostró convencido de que el diálogo entre ambas partes seguirá adelante.

“No puedo ser explícito pero el diálogo ha existido, existe y existirá con todo lo que está cayendo”, manifestó Zapatero, quien confió en la realización de los procesos electorales que establece el calendario en Venezuela.

“Con todas las dificultades que existan, vamos a llegar a los procesos electorales que hay pendientes, se elegirán gobernadores y alcaldes ahora, y en 2018 serán las presidenciales”, señaló.

Desde comienzos de abril se han registrado numerosas protestas antigubernamentales en las calles que han dejado más de un centenar de fallecidos y cerca de 4.000 detenidos.

La tensión aumentó a raíz de la decisión de Maduro de convocar para el próximo domingo la elección de una Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

Pese a ello, Zapatero dijo que prefiere ser “optimista” y cree que no se producirá una “conflagración” que suma a Venezuela en una guerra civil.

“Denomino la tarea en Venezuela como un proceso preventivo de paz, porque sin paz no llegaremos a una democracia consolidada, fuerte y arraigada. La paz es una condición previa”, declaró.

Zapatero consideró que la excarcelación del líder opositor Leopoldo López fue un “avance” y subrayó que la liberación de los presos políticos es un “asunto fundamental” en la hoja de ruta del proceso de diálogo.

“Los mediadores hemos logrado hasta 70 liberaciones. Es un tema sensible y no creo que las grandes declaraciones, en las que algunos se ponen más demócratas que nadie, puedan producir reacciones contrarias”, manifestó.

El próximo 30 de julio los venezolanos están convocados a las urnas para elegir a los más de 500 miembros de una Asamblea Nacional Constituyente que redactarán una nueva Constitución y que tendrán facultades para reordenar el Estado sin que nadie pueda oponerse.

La oposición venezolana, que se ha negado a participar en la consulta, ha promovido para esta misma semana una serie de actividades que buscarán ponerle freno.

Venezuela vive desde abril una oleada de protestas, algunas de las cuales se han tornado violentas y se han saldado con 100 muertos y más de mil detenidos.




Dejar respuesta