En un trabajo publicado por la periodista Deisy Galaviz de El Pitazo, las trabajadoras sexuales de la ciudad capital revelaron cuáles son las nuevas “formas de pago” que aceptan ante la crisis de efectivo en el país.  

Pago por transferencias, productos del mercado, idas a la peluquería y hasta maquillajese han convertido en las monedas de “intercambio” con las que se paga el trabajo sexual en Caracas.

El medio entrevistó a “Katherine”, una trabajadora sexual que tiene su parada en una de las calles de La Florida, en el municipio Libertador.

El travesti asegura que no se “enrolla” con la escasez de efectivo que hace meses azota al país y hasta ha tenido que flexibilizar sus tarifas.

Por hacer sexo oral cobra 20.000 bolívares, el servicio sexual completo lo vende en  50.000 y por la hora de acompañante de un hombre cobra 100.000.

A cambio de ello, recibe transferencias, mercado, pan y hasta artículos de belleza.

Otras travestis de la zona revelaron que reciben transferencias de cualquier banco y cheques. Procuran que cualquier método de pago -incluso las transferencias- se realicen antes del acto sexual.

El medio informó también que las tarifas más altas suelen cobrarlas las menores de edad.A sus clientes les cobran 60.000 bolívares por el servicio y 150.000 por la hora de placer.