Sucedió durante la alocución de este miércoles 27 de septiembre. Es el presidente bolivariano, una vez más, vaticinando “un nuevo modelo que tiene que nacer”.

Se le olvida al hombre de anchisima cintura, Nicolás, que a los 18 años de edad hasta los seres humanos menos preparados se valen por sí solos para poder alimentarse; la “revolución” es una tarada, no genera su propia comida.

Acá se queja del “viejo rentismo petrolero”, ese, con el que la nación se proyectaba como una verdadera potencia mundial y con el que podías vivir dignamente, ¿recuerdas?

Ese “viejo rentismo petrolero” que los tiene todavía en el poder succionando, incapaces siquiera de alimentar a sus ciudadanos y mostrando como un logro arrechísimo que lleguen barcos con trigo…

… y a los venezolanos de escasos recursos buscando qué comer en la basura.

“Un modelo productivo de 15 motores que permita articular la capacidad productiva y satisfacer las necesidades materiales de consumo y de vida del pueblo de Venezuela”.

Hasta cuando va a repetir estas babosadas y se le termina de ver el “queso a la tostada”.

Por lo pronto, podemos darnos cuenta que petróleo tampoco saben producir.

La ineptitud en 53 segundos.