En el mercado de Quinta Crespo hay una práctica que se comienza a repetir ante la escasez y altos precios de los alimentos: la venta de carne de perro luego de matar y despellejar al animal, según denuncias de vecinos del sector. Quienes realizan el desollamiento buscarían vender esta carne a comerciantes como si fuera de ganado.

“Los locos llegaron, desenvolvieron al perro, lo echaron en el piso y le empezaron a sacar los pelos y las tripas. Ahí estuvieron un rato. No quise quedarme viéndolos mucho”, relató un mototaxista de Quinta Crespo que atestiguó, al igual que otros vecinos, el hecho ocurrido el sábado.

Están peor que “maburro” así les dijo.

Los ciudadanos, con ropas sucias, escogieron los alrededores del Instituto Nacional de Nutrición (INN) como su carnicería de turno.

avier Chirinos, coordinador de Vente Venezuela, fue la primera figura influyente que denunció el hecho. Utilizó la ocasión para reprochar la gestión del régimen de Nicolás Maduro y criticar la donación de cinco millones de dólares a Estados Unidos por daños del Huracán Harvey.

“Esto es consecuencia de 18 años de miseria y socialismo. Nosotros tenemos la responsabilidad de denunciarlo, pero sobre todo de hacer lo necesario para cambiarlo”, señaló.

 Un importante diario realizó un recorrido para conocer la opinión de vecinos y comerciantes de Quinta Crespo, a propósito del escabroso hecho que conmocionó a todo el país.

No te pierdas este vídeo!!

El mototaxista  entrevistado no se percató de mayores detalles, sólo constató que el animal “fue llevado muerto y envuelto en cartones”.

Una vecina que se acercó a la escena aseguró que los hombres pretendían preparar la carne del canino en el sitio, para enseguida venderla en el mercado de Quinta Crespo como una carne de res.

Agregó que esta práctica, aunque es poco conocida, es más común de lo que la opinión pública cree. “La situación de hambre y escasez que vivimos ha hecho que la gente cometa locuras. Imagínate un indigente que no tenga remordimientos. Mata a ese animal por ahí y vende la carne por dos lochas”, dijo la mujer.

Otro vecino entrevistado respaldó la teoría de la venta de estas carnes de animales domésticos en el Mercado de Quinta Crespo. El joven reveló que en julio de 2016 vio desde su ventana cómo otros dos hombres descuartizaron el cadáver de un gato.




Dejar respuesta