Vecinos de Bloque 16 de la Cañada en el 23 de enero aún no pueden creer de lo que fueron testigos, cuando funcionarios de la policía científica sacaron a un sexagenario de la nevera de su casa, había sido apuñalado y puesto en el sitio para disimular el olor de la descomposición.

La mañana del pasado martes un olor fétido se apoderó del bloque, los vecinos intentaron hallar el origen del olor y notaron que provenía del apartamento de Carmelo Alfredo Alvarez Santana, de 59 años de edad quien vivía solo. Temieron lo peor y llamaron a las autoridades.

Los Bomberos en compañía de funcionarios policiales forzaron la cerradura, y entraron al apartamento.No se equivocaron, el hombre estaba muerto, lo que jamas imaginaron fue que había sido asesinado. El sexagenario fue apuñalado en repetidas oportunidades, y luego su cadáver fue puesto dentro de una nevera que estaba tumbada en el piso y desconectada.

La policía se encuentra en investigaciones, interrogando a los vecinos y esperando algún familiar, para así determinar el móvil y dar con el responsable de este aberrante hecho.