El sujeto fue detenido por el Cicpc y confesó el doble crimen.

La tarde del miércoles fueron localizados dos cadáveres en el patio de una vivienda ubicada en el barrio La Calera de San Mateo en el estado Aragua.

Las víctimas fueron identificadas como Gloria Lozada, de 59 años, y su hija Isabel Ramírez Lozada, de 40.

Ambas fueron sometidas y asfixiadas, y luego enterradas en la casa. El autor material fue el hijo y hermano menor de las víctimas.

El joven, de 26 años, responde al nombre de Israel Adrián Ramírez Lozada, y confesó haber cometido el doble crimen porque “su madre le quería pegar”.

Eso detallaron fuentes policiales de la entidad, luego de que el muchacho revelara todo lo que hizo.

Según destaca en su relato su madre lo regañó y trató de pegarle y él no lo aceptó. Trascendió que el joven por tener  problemas de adicción que le afectan su estabilidad psicológica, generalmente atacaba a las mujeres.

Confesó que el crimen lo cometió el fin de semana pasado y estuvo ocultando la verdad hasta que un hermano mayor (que no vive en la casa) llegó de visita y no vio a su madre y hermana.

Aunque el muchacho insistió en que sí estaban en la vivienda, los vecinos y policías fueron alertados.

Cuando los funcionarios acudieron al lugar para las investigaciones, el joven confesó el hecho y dijo dónde estaban los cuerpos.