Juan Carlos Gutiérrez, abogado de Leopoldo López, aclaró este jueves que el dirigente político nunca ha firmado una carta para la comisión de la verdad, como lo afirmó el presidente Nicolás Maduro el pasado martes.

“La única comunicación de López que ha sido enviada o vinculada a una comunicación de la verdad es un documento de principios de mayo de 2016, que quien la suscribe es mi persona. López nunca ha firmado una carta dirigida a comisión e ninguna naturaleza. Esta comunicación fue recibida por el despacho del vicepresidente Aristóbulo Istúriz en su oportunidad y es el resultado de una estrategia jurídica en el marco del proceso judicial que para el año 2016 se adelantaba y en el marco del intento de inicio de una comisión de la verdad que en esa oportunidad se hacia”, destacó durante una rueda de prensa.

En ese sentido, señaló que en “esa carta se deja muy claro la posición de López y de su defensa, de que esa comisión de la verdad tenga miembros que sean autónomos, independientes y transparentes”.

También puedes leer:¡SE LAS CANTÓ! Guevara sobre rojitos sancionados por EEUU: Dicen que no les gusta Mickey pero viven viajando a Miami

Para Gutiérrez la presencia de López en su residencia no constituye un acto liberatorio y de justicia, debido a que se mantiene en su hogar “en las mismas o peores” condiciones en las que se encontraba en Ramo Verde. “No varían las condiciones. Se mantiene bajo injusta e ilegítima privación de su libertad”.

“Afortunadamente cuenta con el afecto de su familia. Pero su condición de reclusión se mantiene. Permanece con un grillete electrónico en su tobillo que monitorea cada uno de sus movimientos las 24 horas, la residencia se mantiene permanentemente vigilada por el Sebin y el último pronunciamiento jurisdiccional le emite una prohibición categórica y absoluta de emitir información. Además, personas ajenas a la vivienda tienen régimen de visita”, detalló.

Aseguró que como abogado le recomendó a su defendido darle cumplimiento a estas prohibiciones.

Explicó que cuando fue trasladado a su vivienda por primera vez no se le había notificado de tales prohibiciones y por eso emitió un pronunciamiento ante el país. “Está en la cárcel de su casa por ejercer el arte de hablar. Esta sentencia que le impone una censura vulnera derechos fundamentales. Vamos a intentar ingresar los recursos para impugnar que sea revocada esta imposición de censura”, señaló.