Luego de una semana de silencio, el fiscal general designado por la asamblea nacional constituyente, Tarek William Saab apareció ante la opinión pública, pero no emitió palabra alguna sobre la denominada masacre de El Junquito, se limitó a leer un comunicado condenando las sanciones ratificadas este lunes por la Unión Europea

“Este lunes se ha informado que diversos altos funcionarios del Estado venezolano han sido incluidos en una lista de sancionados por la Unión Europea, entre ellas mi personas como presidente del Consejo Moral Republicano. Considerando que estas sanciones se suman a las anteriormente aprobadas contra funcionarios venezolanos por el gobierno de los Estados Unidos a través de la oficina de control de activos del Ministerio de Hacienda, y a las aprobadas por el gobierno de Canadá. Considerando que las sanciones a funcionarias son un mecanismo de intervención de los asuntos internos de los países y un mecanismo de chantaje y que tiene repercusiones que van mas allá de las individualidades aludidas, rechazamos esta nueva acción que violenta la nueva soberanía de nuestro país”, dijo.

“Exigimos a la UE que desista de este tipo de intervenciones hostiles que enturbian los esfuerzos del pueblo venezolano de resolver en paz y por la vía electoral sus diferencias, hacemos un llamado al pueblo a seguir construyendo caminos para el diálogo y la resolución pacífica y democrática de los conflictos”.

Aseguró que no se trata de sanciones contra personas, sino contra poderes públicos.

“Bajo el disfraz de las sanciones individuales se está atacando a los poderes públicos venezolanos y pretenden dictar desde el exterior la forma en que debe conducirse las instituciones venezolanas y sus máximos representantes. Calificamos estas sanciones como un acto anacrónico y neocolonial que recuerda los peores momentos de la guerra fría que dividió al mundo”, puntualizó.