Prepararse para ser un bartender en Venezuela no es tan complicado, hay varias opciones de formación confiables – encabezada por la Academia Nacional de Bartender -, el principal obstaculo para hacer los cursos respectivos más comunes, como lo son el básico, profesional y el avanzado – aunque hay otras especializaciones – está en el tema monetario.

Incluso, más allá de la inversión del curso, y dependiendo de dónde se realice el mismo hay costos adicionales, como la inversión para la preparación del proyecto final. Además de que para nadie es un secreto que en la actualidad el costo de los licores se ha ubicado por los cielos, siendo que una “pata de elefante” del ron más “chimbon” está en Bs 40 mil.

Sin embargo, muchos lo consideran dinero “bien invertido”; “Aprender un nuevo oficio no es una pérdida, no es que me estoy disfrutando esa plata, estoy aprendiendo algo que más adelante puede resultar una oportunidad de ingreso”, consideró Alejandro Barros, aunque aun no ha considerado seriamente buscar trabajo como barman.

Para Migrar. La demanda para aprender sobre este oficio ha aumentado en los últimos años, sobre todo en las edades comprendidas entre 18 y 30 años, pero incluso personas mayores están apostando en estos cursos para tener una oportunidad extra de trabajo en el exterior. A pesar de que muchos lo hacen por diversión, se ha convertido en un oficio de migración sumamente atractivo, incluso para los que tienen otras profesiones y licenciaturas. Aunque todavía hay venezolano ue se lanzan a la aventura para ganarse un dinero extra de vez en cuando, tomando en cuenta que en este campo se dan muchos “tigritos” durante eventos en específico o fiestas, que ofrecen servicios de barras móviles.

Desde afuera. Daniel Lozada, de 23 años, hizo el curso en febrero antes de irse a Colombia. La formación le costó Bs 40 mil y a pesar de que considera que si hay posibilidades de trabajo en el país -dependiendo de la experiencia y los contactos que se puedan tener-, indica que es un campo “muy cerrado” en el que se llaman entre los más conocidos para ofrecerse trabajos.

“En Colombia estoy en una ciudad turística y el tema de la comida y los cocteles es bastante popular y buscado por lo que el campo es más amplio que en Venezuela”, indicó Lozada agregando que una noche cualquiera se puede ganar entre 27 y 30 mil pesos y con suerte hasta 40 mil pesos.

En Venezuela. Félix Tovar, quien también es abogado, coincidió con que en el país hay campo de trabajo, pero que es dificil adentrarse porque normalmente cada bar o restaurant tiene su bartender y son casi “inamovibles”.

“Sé que fuera del país hay más oportunidades porque están mucho más desarrolados que nosostros en el área de la coctelería”, señaló Tovar haciendo hincapié de que a pesar de que en el país son “menospreciados” por no considerarse profesionales como tal, en el exterior lo que más puede dar dinero para los inmigrantes son oficios como bartender, chef, saloneros, entre otros.

Opinó que en estos casos la atención es importante, porque la ganancia puede obtenerse por medio de las propinas, pero que en Venezuela no se tiene esa cultura.