Este martes, el presidente Nicolás Maduro respondió a las críticas surgidas tras el uso de la canción “Despacito” para hacer propaganda política a favor de la Asamblea Nacional Constituyente.

En cadena nacional, el mandatario consideró como una “dictadura imperial” pretender prohibir el uso de la canción; uso que fue rechazado contundentemente por los cantantes Luis Fonsi y Daddy Yankee, y la co-productora del tema.

“Salieron de Miami a prohibir el video de Maduro, es la persecución mundial contra nosotros, una dictadura imperial, ¿hasta dónde va a llegar? Hasta la Constituyente”, dijo.

Seguidamente, pese a que no posee la aprobación para usar ni promover la versión modificada de la canción, el mandatario mandó a colocarla nuevamente, ignorando los derechos de los autores.

“A bailar “despacito”, ordenó.




Dejar respuesta