El fuerte olor nauseabundo que salía de la casa de Julián Jaramillo Casilla levantó suspicacia en sus vecinos. El hombre, de 63 años, estaba desaparecido desde el sábado 15 de julio. El lunes lo hallaron muerto.

En avanzado estado de descomposición y dentro de un pozo séptico estaba el cadáver de Jaramillo, quien vendía yuca, casa a casa, en el barrio Milagro Sur, donde vivía solo desde hace un mes cuando se separó de su pareja.

Al parecer, una discusión con su hijo de 17 años detonó el homicidio. “Ellos el sábado estaban peleando porque el chamo, supuestamente, había hurtado la unidad de la nevera. Ese día, Julián le dijo: ‘Me decepcionaste’, y después vimos cuando el hijo salió de la casa”, contó una vecina de la calle 202, donde ocurrió el horrendo crimen.

El domingo, los habitantes del sector se extrañaron cuando no vieron a Julián y a su hijo vendiendo en la carretilla, pero a las 2:00 pm las alarmas de que algo malo ocurría se encendieron. Su hija, de 14 años, llegó a la vivienda y la encontró cerrada. “Al entrar encontró unos cds regados, el cuarto desordenado y algunas sillas tumbadas. Comenzó a buscar a Julián, pero no lo encontró”.

Desde el domingo era activamente buscado por sus familiares y vecinos, pero no había rastros del comerciante informal, hasta que el lunes el hedor que salía de la casa los obligó a buscar.

“Provenía del pozo séptico. A los lados tenía unos bloques sobrepuestos y una tapa de concreto encima, los quitamos y hallamos el cuerpo descompuesto. Eran las 7:00 pm”, dijo una vecina.

De inmediato notificaron al Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) y a los otros dos hijos de la víctima, entre ellos al menor de edad, quien llegó a los pocos minutos y luego se fue. Los detectives llegaron al lugar para levantar el cadáver e iniciar las indagaciones. Mientras recolectaban las evidencias, el presunto asesino regresó al hogar y fue detenido para testificar.

El cuerpo de la víctima presentó dos lesiones contundentes en la cabeza: una en la frente y la otra en la parte posterior.

Según un informante del Cicpc, la data de muerte es desde el sábado 15 de julio. Por ahora, el parricida permanece detenido el Cicpc de La Cañada de Urdaneta.