Hoy lunes, después del megafraude electoral que le dio al régimen 17 gobernaciones, el dolar amaneció en más de 32.000 bolívares. Se espera que hasta el fin de esta semana el precio pueda sobrepasar los 40.000, prediciendo una hiperinflación que se comerá todos nuestros ahorros en pocas semanas.
Las nuevas sanciones también provocarán una escasez mucho mayor a la vista hasta ahora. El precio del dolar afecta directamente en el bolsillo de los más pobres, que continuarán muriendo de hambre o de enfermedades por la falta de medicinas como ha venido pasando hasta ahora, pero se multiplicarán el número de casos ya que no hay reservas de ningún tipo en el país.
Es muy probable que este nuevo esquema político de gobernadores, provoque una nueva avalancha de emigrantes que apenas estaban esperando por esta elección para tomar la decisión final de irse o quedarse en el país. Los primeros serán los hijos, nietos y bisnietos de extranjeros, que aprovecharán su condición para refugiarse en los países de sus padres.
La segunda avalancha de gente será la de venezolanos profesionales, los pocos que quedan en el país, que ya se han decidido a hacer cualquier cosa para vivir, pero no seguir perdiendo el tiempo en Venezuela. Y lo que más se teme es que la tercera avalancha de emigrantes, sea compuesta por personas de más de 40 años, que hasta el momento permanecían confiados en que todo cambiaría, pero que ahora se quieren ver bien lejos de esta pesadilla roja.