Este miércoles, el actor venezolano, Manuel Sosa, conocido artísticamente como “Coko” Sosa, fue detenido por funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) , luego de que se emitiera una orden de arresto debido a las investigaciones que adelanta el Ministerio Público (MP) por los supuestos de corrupción con una contratista de la estatal Pdvsa.

La noticia generó polémica, debido a que es bien sabido que el cotizado actor, ahora empresario, se encontraba bajo el ala de la cúpula chavista. En 2012, durante la campaña presidencial de Hugo Chávez, Sosa anunció abiertamente su apoyo a la “revolución bolivariana”. Desde entonces, extravagantes viajes y una vida rodeada de lujosos autos, casas y yates, son parte de la historia del protagonista de “Mi Prima Ciela“.

Al momento de la captura, Sosa estaba “blindado” por personal militar que le servía como guardaespaldas, quienes se trasladaban en camionetas blancas con la identificación “vehículo oficial” en el parabrisas. Todos estos privilegios, habrían sido proporcionados por un “peso pesado” del Gobierno, sin embargo, otro “fuerte” de la cúpula, habría sido quien lo condenara a prisión.

Una investigación de El Estímulo, sostiene que “algún pesado” de las filas oficialistas, le estaría pasando factura al “Coko”, quien salía y entraba con toda confianza de Venezuela, sin miedo a ser señalado por la justicia. “La seguridad de ser un intocable se confirmaba con las sucesivas reuniones que sostuvo en hoteles de Caracas con personas a las que convocaba para ofrecerles trabajo en lo que sería su nueva aventura, el relanzamiento de su carrera, ahora como cantante”, reza parte de la publicación.

Asimismo, se señala que la orden de captura emitida por el juez, habría sido “empujada desde las alturas”, supuestamente, desde un Despacho “muy alto, casi rozando el que más (Presidencial)”. Lejos de ser un “show“, la investigación sostiene que Sosa “está bien fregado” y que podría pasar varios años en la cárcel, debido a que algún “rojito”, no le perdonó sus pecados. No obstante, el hermano menor del actor, Luis Fernando, también estaría involucrado en los “guisos”, y sería la mente maestra detrás del negocio y el encargado de manejar el dinero.




Dejar respuesta