El régimen de Nicolás Maduro, además de ser rechazado por gran parte de los venezolanos y condenado por la comunidad internacional, también enfrenta problemas para mantener contentos a los soldados y policías que lo sostienen.

De acuerdo con un reportaje publicado el jueves por el diario El Nuevo Herald, esta situación se debe a que la escasez de comida y la hiperinflación comienzan a golpear con fuerza las puertas de los cuarteles.

Reuniones recientes entre el alto mando militar y documentos de las Fuerzas Armadas revelan la creciente preocupación del régimen por la acelerada desmoralización de la tropa.

Las manifestaciones de descontento entre componentes del Ejército y la Guardia Nacional se suman a las registradas en las filas del Cicpc, luego del asesinato del ex policía Óscar Pérez.

“Hay malestar y hay falta de disciplina. La tropa está desmoralizada”, dijo desde Washington el general Herbert García Plaza, ex ministro de Nicolás Maduro.

“En las instalaciones militares han declarado un estado de alerta que no es normal en este momento porque ni siquiera hay manifestaciones en las calles. Eso como si pensaran que al enemigo lo tienen por dentro pero no lo vieran”, afirmó.




Dejar respuesta