Este sábado, manifestantes se movilizaron hasta la morgue de Bello Monte para exigir la entrega del cadáver de Óscar Pérez, el único de los siete asesinados en la masacre de El Junquito que no ha sido entregado a sus familiares.

Piquetes de la Guardia Nacional Bolivariana impidieron el paso de los manifestantes y los enfrentaron con perdigones y disparos al aire, que de acuerdo a testigos realizarían incluso desde las terrazas de edificios en la zona.

Algunos de los manifestantes que lograron llegar a la morgue impidieron la salida de varias furgonetas cava que trasladaban cuerpos.